Brian A. Benczkowski, rodeado del equipo de fiscales que llevaron  a juicio a “El Chapo” Guzmán (Foto: Johannes EISELE / AFP)
Brian A. Benczkowski, rodeado del equipo de fiscales que llevaron  a juicio a “El Chapo” Guzmán (Foto: Johannes EISELE / AFP)

El fiscal estadounidense Brian Benczkowski celebró la sentencia dictada al narcotraficante Joaquín "El Chapo" Guzmán Loera que lo llevará a pasar el resto de sus días en una cárcel de máxima seguridad en Estados Unidos.

Al salir del tribunal donde se dictó la sentencia de cadena perpetua más 30 años adicionales, señaló en breve conferencia de prensa que el fundador del Cártel de Sinaloa no volverá a envenenar las calles ni a provocar violencia ni drogadicción.

"Me enorgullece decirles que hoy se ha hecho justicia a Estados Unidos y a México", señaló Benczkowski, quien agregó que este miércoles 17 de julio debe ser recordado como un día histórico en el que se lanzó una advertencia a todos los criminales que quieran ocupar el lugar del Chapo, ya que les "esperará lo mismo".

“El Chapo” fue condenado a cadena perpetua en una corte de Nueva York (Fotos: Reuters)
“El Chapo” fue condenado a cadena perpetua en una corte de Nueva York (Fotos: Reuters)

Guzmán Loera, quien fue sentenciado en Brooklyn, Nueva York, después de un juicio de tres meses en el que se le encontró culpable de diez delitos relacionados con el tráfico de drogas y lavado de dinero, construyó durante 20 años un imperio criminal a través del cual operó en casi 50 países gracias a la complicidad de autoridades y las alianzas con otras organizaciones delincuenciales.

El narcotraficante fue declarado culpable de dirigir una empresa criminal continua y otros cargos relacionados con las drogas, incluidas las conspiraciones de asesinato.

Benczkowski señaló que la brutalidad del Cártel de Sinaloa y de su fundador es conocida por todo el mundo. Durante el juicio, la fiscalía presentó pruebas y los testimonios de 14 testigos que expusieron los crueles métodos de venganza de la organización criminal y de Guzmán Loera.

Los fiscales ofrecieron sus primeras impresiones tras la sentencia (Foto: Johannes EISELE / AFP)
Los fiscales ofrecieron sus primeras impresiones tras la sentencia (Foto: Johannes EISELE / AFP)

"La cadena perpetua era la única sentencia viable para un hombre que pasó la vida envenenando las calles de Estados Unidos", consideró el fiscal, quien agradeció la colaboración de organismos de inteligencia como la Drug Enforcement Administration (DEA, por sus siglas en inglés) y el FBI en el camino "arduo" para llegar a la justicia.

"La sentencia de hoy es la culminación de años de esfuerzos de numerosos socios locales, estatales, federales e internacionales … El FBI no tiene tolerancia para quienes ponen en peligro nuestras comunidades y destruyen vidas a través de las drogas y la violencia", señaló por su parte el director del Federal Bureau of Investigation, Christopher Wray.

En un comunicado, el Departamento de Justicia de Estados Unidos reiteró que Guzmán Loera tendrá que pagar USD 12.600 millones como parte del decomiso de sus ganancias ilícitas.

"Guzmán Loera hizo cumplir su voluntad y mantuvo el control de su imperio de las drogas a través de un ejército de guardaespaldas letales y una sofisticada red de comunicaciones", destacó el comunicado.

Añadió que durante el juicio se demostró que Guzmán Loera y su organización utilizaron sofisticados métodos para transportar los envíos de narcóticos del cártel a los Estados Unidos, incluidos barcos de pesca, submarinos, aviones de fibra de carbono, trenes con compartimientos secretos y túneles subterráneos transnacionales.

"Guzmán Loera y su organización se apoyaron en la violencia para mantener su poder en toda la región y más allá. Numerosos co-conspiradores declararon que Guzmán Loera ordenó a sus sicarios a secuestrar, interrogar, torturar y asesinar a miembros de organizaciones rivales de drogas, a veces cometiendo actos de violencia. Como parte de su arsenal, el Cártel de Sinaloa tenía acceso a armas, incluyendo granadas y un lanzagranadas propulsado por cohetes. El arsenal personal de Guzmán Loera incluía un AK-47 chapado en oro y tres pistolas calibre .38 con incrustaciones de diamantes, una adornada con sus iniciales, 'JGL'", señaló el Departamento de Justicia.

Utilizó varios métodos para lavar miles de millones de dólares en ingresos por drogas, incluido el contrabando de efectivo a granel desde Estados Unidos a México, compañías de seguros con sede en los Estados Unidos, tarjetas de débito recargables y numerosas compañías fantasma, incluida una empresa de jugos y una compañía de harina de pescado.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: