Soldados de la Guardia Nacional de México evitan que migrantes centroamericanos crucen el Río Bravo, la frontera que separa a EEUU (AFP)
Soldados de la Guardia Nacional de México evitan que migrantes centroamericanos crucen el Río Bravo, la frontera que separa a EEUU (AFP)

La cantidad de migrantes que cruzan la frontera sur de Estados Unidos disminuyó notablemente en junio, la primera prueba importante de un acuerdo de inmigración que el presidente Donald Trump negoció con México luego de amenazar al país con aranceles, aunque también puede haber influido el factor de estacionalidad.

Cerca de 104.000 migrantes fueron capturados después de cruzar a EEUU o fueron rechazados en la frontera con México en junio, en comparación con 144.000 el mes anterior, dijo el martes en un comunicado la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza. Las cifras habían más que duplicado de enero a mayo, lo que llevó a Trump a amenazar con aranceles a menos que México hiciera algo para frenar el flujo de personas a través de la frontera.

Los países llegaron a un acuerdo el 7 de junio en el que México acordó desplegar soldados en su propia frontera sur e incrementar la seguridad en las rutas migratorias. El acuerdo fue algo temporal, y México ha dicho que explorará nuevas medidas si las detenciones no disminuyen dentro de los 45 días siguientes al acuerdo de los países.

El Grupo Beta del Instituto Nacional de Migración (INM) inció un operativo en el Río Bravo para tratar de evitar que migrantes pierdan sus vidas al intentar cruzarlo (Foto: Nacho Ruiz /CUARTOSCURO.COM)
El Grupo Beta del Instituto Nacional de Migración (INM) inció un operativo en el Río Bravo para tratar de evitar que migrantes pierdan sus vidas al intentar cruzarlo (Foto: Nacho Ruiz /CUARTOSCURO.COM)

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS por sus siglas en inglés) atribuyó el descenso de las aprensiones al "enfoque cabal del gobierno". Según las cifras, hubo un descenso de los arrestos de migrantes de los tres países del Triángulo Norte de Centroamérica, especialmente de las personas provenientes de Guatemala.

Trump ya había confirmado que los números habían disminuido. "Las cifras están bajando porque México está haciendo mucho", dijo Trump a los periodistas el domingo. "Gracias a México, se está desacelerando enormemente, y creo que comenzaremos a ver algunas cifras muy buenas".

Sin embargo, las detenciones tradicionalmente disminuyen en los meses de verano, cuando el clima cálido hace que la migración sea más ardua y peligrosa, lo que significa que es difícil saber qué tanta reducción puede atribuirse al refuerzo mexicano de la seguridad. Solo 43.000 migrantes fueron detenidos en la frontera sur o considerados inadmisibles para EE.UU. en junio 2018.

La verdadera prueba del pacto entre EEUU y México será en otoño, cuando usualmente las cifras vuelven a aumentar. Pero la reducción de junio es probablemente una señal de que por ahora no se contemplan los aranceles con que amenazó Trump.

(Bloomberg)
(Bloomberg)

El gobierno ha sido criticado por demócratas y defensores de los inmigrantes por las condiciones en los centros de detención en la frontera, luego de que un informe de vigilancia del DHS de este mes revelara un "hacinamiento peligroso" que plantea un "riesgo inmediato para la salud y la seguridad de los agentes del DHS y los detenidos".

Trump se ha molestado con el tema. Ha acusado a las agencias de noticias de exagerar la difícil situación de los inmigrantes detenidos en EEUU y culpado a los legisladores demócratas por no agilizar la asignación de más fondos para mejorar las condiciones. Él y otros funcionarios del gobierno han criticado a los demócratas por rechazar la idea de que la frontera está en crisis.

Marines acusados de tráfico de personas

Dos uniformados estadounidenses han sido acusados de traficar con inmigrantes indocumentados en la frontera con México para obtener un dinero extra.

Byron Darnell Law II y David Javier Salazar-Quintero, miembros del cuerpo de Marines, fueron arrestados por la Patrulla Fronteriza el 3 de julio cuando transportaban a tres inmigrantes sin papeles, a unos 10 km de la frontera con México, en Jacumba, California.

En el asiento trasero iban tres mexicanos dispuestos a pagar 8.000 dólares "para ser introducidos ilegalmente en Estados Unidos", aunque no queda claro a quién tenían que pagar. En sus declaraciones a las autoridades, Law y Salazar se inculparon el uno al otro.

(Con información de Bloomberg y AFP)