Durante una presentación de su libro, Michelle Obama decidió llevar este outfit lencero. Salió así de su zona de confort y de los looks impersonales y sobrios característicos de ex primeras damas. Sin embargo, ninguno de los cambios con los que nos ha sorprendido en los últimos meses, ha generado tanto debate como el cambio en su peinado (Foto: Archivo)
Durante una presentación de su libro, Michelle Obama decidió llevar este outfit lencero. Salió así de su zona de confort y de los looks impersonales y sobrios característicos de ex primeras damas. Sin embargo, ninguno de los cambios con los que nos ha sorprendido en los últimos meses, ha generado tanto debate como el cambio en su peinado (Foto: Archivo)

Michelle Obama se soltó la melena, en sentido literal y figurado.

En los últimos meses, hemos visto a la ex primera dama enfundada en unas botas doradas brillantes e infinitas, o luciendo con seguridad un look pijamero de rayas amarillas y naranjas. Y es que desde que dejó atrás la Casa Blanca, ha intentado romper en cada aparición con aquellos estilismos sofisticados e impersonales que solían formar parte de su vestuario.

Sin embargo, y a pesar de sus apuestas por outfits lenceros o botas estrafalarias, ningún look ha sorprendido tanto como el peinado que escogió para subirse este sábado a un escenario en Nueva Orleans para presentar su libro de memorias, Becoming.

La ex primera dama cautivó al público del auditorio con su melena rizada. En un guiño a su frescura y personalidad, Michelle Obama se soltó el pelo y lució sus bucles naturales, llenos de luz gracias a los reflejos que aclaraban las puntas, al estilo mechas californianas.

Michelle Obama ya había mostrado en dos ocasiones su pelo al natural: en 2017, tras dejar la Casa Blanca, y en 2018, para la portada de la revista Essence. En todas sus apariciones públicas e institucionales durante la legislatura de Barack Obama, lució una melena lisa que cada día le costaba trabajo y numerosos tratamientos (Foto: Instagram @MichelleObama)
Michelle Obama ya había mostrado en dos ocasiones su pelo al natural: en 2017, tras dejar la Casa Blanca, y en 2018, para la portada de la revista Essence. En todas sus apariciones públicas e institucionales durante la legislatura de Barack Obama, lució una melena lisa que cada día le costaba trabajo y numerosos tratamientos (Foto: Instagram @MichelleObama)

Michelle Obama se despidió así de la cabellera lisa, en un gesto que no pasó desapercibido en redes sociales, y que muchos interpretaron como un símbolo de liberación.

"Los rizos, mágicos, preciosos, maravillosos", escribió bajo las imágenes que Michelle Obama subió a Instagram el usuario @awinangie.

"¡El pelo! Amo todo lo que apoyas y también amo tu pelo", añadió @rebeccapetersonstudio.

"Justo cuando pensaba que no podías estar más resplandeciente, vas y haces esto con tu pelo. Simplemente increíble", apuntó @danielejohnsonjr.

"Tu pelo, tu outfit, tu mensaje", dijo @regularmeagan

"Estás increíble. Pero lo que más me gusta de ti es la forma en la que inspiras a muchos, especialmente durante este tiempo de profunda desesperación" @caritotruji.

"Gracias por llevar tu pelo natural. He estado esperando el momento en que empezaras a liderar el camino en este sentido", escribió @curlspecialist.

Haciendo gala de su estilo juvenil, desenfadado y atrevido, vistió para la ocasión un jumpsuit brillante de color azul oscuro con un cinturón a la altura de la cintura estilo ochentero. Los asistentes al evento creyeron que su outfit le daba un parecido razonable con la cantante Donna Summer (Foto: Instagram @MichelleObama)
Haciendo gala de su estilo juvenil, desenfadado y atrevido, vistió para la ocasión un jumpsuit brillante de color azul oscuro con un cinturón a la altura de la cintura estilo ochentero. Los asistentes al evento creyeron que su outfit le daba un parecido razonable con la cantante Donna Summer (Foto: Instagram @MichelleObama)

Las imágenes cuentan con más de 7.000 comentarios, y la gran mayoría aplaude que Obama se lanzara a mostrar su pelo natural e inspirar así a cientos de niñas, adolescentes y mujeres de pelo afro que no se sienten cómodas con su cabello.

En distintas ocasiones, Michelle Obama ha hablado del problema que enfrentan las mujeres afroamericanas de pelo rizado para manejarse en un entorno profesional. Constantemente, tienden a alisarlo y a llevar pelucas para tratar de "mejorar" su imagen o presencia. Un estigma que ahora quiere derribar con su peinado, que según algunos usuarios, le hizo parecerse a la cantante de los setenta Donna Summer.

Durante su discurso, no hizo referencia a su cambio de estilo. Conversó acerca del hecho de que las mujeres siempre ponen por delante a sus seres queridos, convirtiéndose en las últimas de su propia lista, algo que debe cambiar. Un discurso inspirador que llevó también a su cuenta de Instagram.

Para Michelle Obama lo importante son las palabras, el mensaje de su discurso. Pero si su vestuario y las tendencias le permiten que éstas viajen mejor, seguirá cuidando su imagen en cada aparición (Foto: Michelle Obama)
Para Michelle Obama lo importante son las palabras, el mensaje de su discurso. Pero si su vestuario y las tendencias le permiten que éstas viajen mejor, seguirá cuidando su imagen en cada aparición (Foto: Michelle Obama)

"Una cosa que siempre escucho de las mujeres de todo el país es lo difícil que nos resulta ponernos a nosotras primero. Somos las primeras en cuidar de nuestros amigos, familiares, compañeros de trabajo, pero somos las últimas de nuestra propia lista. La buena noticia es que podemos cambiarlo. Lo he visto toda mi vida. Y empieza con todas nosotras como mujeres buscando dentro de nosotras mismas y nuestras historias, y compartiendo lo que hemos aprendido las unas de las otras. Así que quiero saberlo, ¿qué haces para convertirte en una prioridad".

Michelle Obama siempre ha defendido que su mensaje viaja en las palabras, y que estas son lo más importante, y no, si sigue las tendencias, cambia su peinado, u otros aspectos banales.

Sin embargo, también reconoce que siempre que los outfits ayuden a llevar lejos su discurso, y permitan que su defensa a ultranza de las minorías viaje por todo el mundo, merecerá la pena cuidar sus elecciones de vestuario.