El hombre, que ya se encontraba retirado de su profesión, fue descalificado por hacer trampa la semana pasada por los organizadores de la Maratón de Los Angeles (Foto: Finisher Fix)
El hombre, que ya se encontraba retirado de su profesión, fue descalificado por hacer trampa la semana pasada por los organizadores de la Maratón de Los Angeles (Foto: Finisher Fix)

Frank Meza, el médico retirado que fue descalificado la semana pasada del Maratón de Los Angeles por hacer trampa, apareció muerto en uno de los lechos del río de la ciudad californiana.

Un portavoz del departamento médico y forense del Condado de Los Ángeles  confirmó que Meza, de 70 años, fue encontrado la mañana del pasado jueves 4 de julio cerca del puente de la calle Riverside-Figueroa, en el norte de la urbe.

Tras encontrar el cuerpo, se pronunció su muerte oficial a las 10:05 horas (17:05 horas GMT) y los resultados de su autopsia todavía se encuentran pendientes.


Sin embargo, medios locales especularon con las causas de su fallecimiento, ya que las autoridades respondieron a una llamada de alerta por un posible hombre que buscaba aventarse del puente unos minutos antes, a las 09:49 horas (16:49 GMT). Las autoridades confirmaron que hasta cuatro ciclistas que pasaron por la ronda reportaron la ubicación de la persona, muy cerca de donde se encontró el cuerpo de Meza.

Apenas unas horas antes de que el cuerpo del médico retirado apareciera en el lecho del río de Los Angeles, las autoridades del maratón de la ciudad descalificaron al corredor de 70 años argumentando que una revisión de las cámaras mostraba cómo el médico había dejado la carrera durante una porción de tiempo que le permitió romper un récord.

Meza, por su parte, siempre negó haber hecho trampa, pero el tiempo en el que consiguió correr los poco más de 42 kilómetros generó dudas desde el principio. Su familia le dijo a la cadena CNN que Frank no era un tramposo y que se encontraba "devastado" por su expulsión.

La familia de Meza negó a la CNN que Frank fuera un tramposo (Foto: Captura de pantalla CNN)
La familia de Meza negó a la CNN que Frank fuera un tramposo (Foto: Captura de pantalla CNN)

La esposa del hombre, Tina Meza, le dijo por su parte al sitio de noticias Daily Beast que su cónyuge había salido a correr aquella mañana de jueves en que no volvió.

El pasado 24 de marzo, día de la carrera, Meza consiguió bajar la barrera de las tres horas y marcó un tiempo de dos horas con 53 minutos y 10 segundos, el más rápido registrado para su edad.

Tras las acusaciones sobre la veracidad de sus números, la empresa Conqur Endurance Group inició una revisión de sus cámaras, las cuales coloca estratégicamente para realizar este tipo de rastreos cuando surgen dudas sobre los datos de alguno de los más de 25.000 participantes anuales.

Meza, de 70 años, es un médico retirado que comenzó a correr maratones hace una década (Foto: captura de pantalla de YouTube)
Meza, de 70 años, es un médico retirado que comenzó a correr maratones hace una década (Foto: captura de pantalla de YouTube)

La compañía consiguió, además, las grabaciones de cámaras de seguridad de tiendas y edificios por donde pasó la ruta del Maratón, que se corre desde el estadio de los Dodgers hasta la ciudad de Santa Mónica, en el Oeste de Los Ángeles.

El análisis arrojó que Meza, que ya se ha retirado de la actividad médica y se dedica a participar en este tipo de eventos, sí había salido de la ruta y había reingresado por un punto diferente, de acuerdo con las autoridades del Maratón.

"La evidencia videográfica coincide con los reportes de testigos presenciales confiables, además de nuestros cálculos de que el señor Meza tendría que haber corrido a un ritmo imposible durante un el Maratón", añadieron.

De acuerdo con los expertos, la comunidad que participa en este tipo de eventos se toma muy en serio la ética y suele castigar duramente a quien intenta mentir y hacer trampa para obtener mejores números.

Los resultados de Meza han sido cuestionados por su alto ritmo a pesar de la edad (Foto: captura de pantalla Youtube)
Los resultados de Meza han sido cuestionados por su alto ritmo a pesar de la edad (Foto: captura de pantalla Youtube)

La versión de Meza sobre la evidencia de los videos de que salió de la ruta es que había tomado una pausa para buscar un baño y que después continuó por la banqueta, donde siguió hasta encontrar uno, y luego fue por la ruta indicada.

Pero las autoridades del evento señalaron que sus dichos no son creíbles, debido a que, además de todo, usó la pechera con su número a la altura de la cintura, en lugar de fijarla en su camiseta, lo que le habría permitido pasárselo a otro corredor durante un lapso de la carrera.

Meza, de acuerdo con el diario LA Times, no usa un dispositivo GPS para conocer su ubicación en todo momento, como lo acostumbran hacer los corredores más serios y profesionales.

El hombre, antes de hacerse famoso en internet debido a su presunta trampa, solía dedicarse a dar cuidados médicos de bajo costo y a orientar a estudiantes latinos en California. De acuerdo con los reportes de medios locales, comenzó a correr maratones cuando cumplió 60 años.

Los resultados del hombre en el maratón son una “hazaña imposible”, de acuerdo con los organizadores (Foto: Especial)
Los resultados del hombre en el maratón son una “hazaña imposible”, de acuerdo con los organizadores (Foto: Especial)

Sin embargo, conforme sus números empezaron a mejorar a una velocidad inusual, los organizadores del Maratón californiano cuestionaronesos resultados, y ya había sido expulsado de una carrera en Sacramento.

En 2015, las autoridades ya le habían pedido que realizara el maratón del siguiente año acompañado de un observador oficial para eliminar las dudas sobre su desempeño. Sin embargo, eligió correr otro maratón, el del norte de California, en 2016.

Los organizadores volvieron a pedirle este año que Meza corra el maratón de 2020 acompañado de un oficial. El médico retirado, que nunca confirmó si aceptó la propuesta, dijo apenas unas horas antes de su muerte que planeaba demostrar que podía correr los 42.125 metros por debajo de las tres horas.