Un manifestante frente a la Corte pide que se excluya la polémica pregunta (Reuters)
Un manifestante frente a la Corte pide que se excluya la polémica pregunta (Reuters)

El Tribunal Supremo de Estados Unidos falló este jueves en una decisión dividida en contra de la polémica pregunta sobre la ciudadanía incluida en el censo de 2020, al considerar que la Administración de Donald Trump no dio una razón adecuada para agregarla.

La intención del gobierno es incluir es interrogar a cada persona si es ciudadana de Estados Unidos, con cinco posibles respuestas:
-Nacido en Estados Unidos
-Nacido en Guam, las Marianas del Norte, Puerto Rico o las Islas Virgen Estadounidenses;
-nacido en el exterior, de padre o padres que son ciudadanos estadounidenses;
-nacido en el exterior y naturalizado estadounidense
-no es ciudadano estadounidense.

El tema parece meramente técnico, pero sus implicaciones son enormes: el censo, que debe hacerse cada diez años según la Constitución, es clave para el reparto de unos 675.000 millones de dólares en subvenciones federales y para asignar a cada estado un número de escaños en la Cámara de Representantes.

Cinco jueces se manifestaron en contra y cuatro a favor de la medida. Organizaciones civiles tachan la iniciativa de "racista y discriminatoria", ya que consideran que la pregunta intimidará a los extranjeros en situación irregular (sin documentación de residencia) y podría generar una subestimación de la población de los estados que albergan mayor número de inmigrantes, generalmente dirigidos por los demócratas. Es decir, los estados "azules" tendrían menos congresistas en la Cámara de Representantes, haciendo más fácil para los republicanos conseguir una mayoría.

El formulario propuesto por el gobierno
El formulario propuesto por el gobierno

"Las pruebas cuentan una historia que no coincide con la explicación que dio el Secretario de Comercio, Wilbur Ross, de su decisión", escribió el magistrado John Roberts en el fallo.

Los magistrados solicitaron al Departamento de Comercio, encargado de elaborar el censo, que proporcionen otra explicación sobre la inclusión de esa pregunta. Por lo tanto, la decisión del Tribunal no termina esta disputa legal, que podría prolongarse durante gran parte del verano, poniendo en peligro el calendario para imprimir el cuestionario del censo.

El Ejecutivo del Trump, de dura retórica antimigratoria, sostiene que este interrogante es fundamental para entender mejor la composición de la población, pero la oposición apunta que, en realidad, solo serviría para restar visibilidad a la comunidad inmigrante.

La medida ya había sido bloqueada por tres jueces federales, incluyendo Jesse M. Furman, de Nueva York, por considerarla ilegal.

Una veintena de estados, como California o Nueva York, y numerosas ciudades, entre ellas San Francisco y Chicago, denunciaron los cambios en el censo. Entre los temores está el recibir menos subvenciones que las que les correspondería por su nivel real de población.

Uno de los temas del debate son las intenciones de Ross. En 2018 el secretario de Comercio dijo que su decisión obedeció a un pedido del Departamento de Justicia, luego quedó claro que fue el propio Ross quien pidió a su par que formulara la pregunta.

La oficina del censo había además advertido a Ross en 2018 que al menos 1,6 millones de personas se abstendrían de participar y después elevó la cifra a 6,5 millones de personas, sobre una población de 320 millones, más del 2% del total.

“EEUU necesita un censo justo y preciso”, reclama una manifestante contra la pregunta (AP)
“EEUU necesita un censo justo y preciso”, reclama una manifestante contra la pregunta (AP)

La polémica ha vivido un nuevo episodio en las últimas semanas después de que saliera a la luz un informe elaborado por Thomas Hofeller, un estratega del Partido Republicano fallecido en agosto de 2018, en el que recomendaba incluir en el censo esa consulta para así poder rediseñar los distritos electorales de manera favorable a los intereses de la formación conservadora.

La respuesta de la Administración fue desmarcarse de dicho informe -que salió a la luz tras ser hallado por su propia hija, Stephanie Hofeller Lizon, entre los papeles del estratega tras su muerte- y negar su conocimiento sobre la existencia del mismo.

Por otro lado, el diario The Washington Post reveló la existencia de una serie de documentos, también encontrados por Hofeller Lizon, que establecen que el asesor político informó de sus conclusiones a Christa Jones, la actual jefa de personal de la oficina del director del Buró del Censo de EEUU, Steven Dillingham.

La población total estimada de Estados Unidos por el censo para 2017 fue de 325,7 millones, con un 14 % de inmigrantes.

(Con información de EFE, AP y AFP)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: