Julián Castro, aspirante a la nominación presidencial demócrata. (Foto: AFP)
Julián Castro, aspirante a la nominación presidencial demócrata. (Foto: AFP)

Beto O'Rourke habló en español y sorprendió a más de uno de los 10 aspirantes demócratas que se dieron cita en el primer debate rumbo a la nominación presidencial la noche de este miércoles, sin embargo fue Julián Castro que se llevó los reflectores con una propuesta arrojada y controvertida.

Descriminalizar la inmigración ilegal.

"Estoy diciendo descriminalizar, no legalizar", aclaró el exsecretario de Vivienda en una entrevista con CNN la mañana del jueves luego de su estelar participación

El exsecretario de Barack Obama (2009-2017) y el único hispano de la lista defendió la necesidad de "eliminar" la sección 1325 de la Ley de Inmigración y Nacionalidad, que ha permitido a la Administración de Donald Trump implementar su política de "tolerancia cero" contra la inmigración ilegal.

Castro abogó porque el cruce de la frontera suponga una falta menor y de esta manera se "descriminalice" la inmigración al señalar que la citada sección se usa para "justificar la separación de familias".

"Mi plan de inmigración, el primero en el campo, despenalizaría la migración. No podemos criminalizar la desesperación, como la de Oscar y Valeria, y los niños que están detenidos separados de sus padres", señaló Castro.

El exsecretario, como luego hicieron otros aspirantes, se refirió así al salvadoreño Óscar Alberto Martínez, de 25 años, y su pequeña hija Valeria, de tan solo 23 meses de edad, cuya imagen flotando boca abajo en la orilla del lado mexicano se ha convertido en el símbolo de una crisis humanitaria que empeora día a día.

En el debate Castro se enfrentó al excongresista Beto O'Rourke, quien no ha sido partidario de eliminar esa provisión por temor a que de vía libre a traficantes de personas y de drogas, idea desmentida por Castro y por el congresista Tim Ryan, quien señaló que esa misma norma contiene otras provisiones que se dirigen a esos criminales.

Miembros de la prensa asisten al primer debate presidencial demócrata 2020 este miércoles en el Centro de Artes Escénicas Adrienne Arsht de Miami, Florida (EE. UU.) (Foto: EFE/ Giorgio Viera)
Miembros de la prensa asisten al primer debate presidencial demócrata 2020 este miércoles en el Centro de Artes Escénicas Adrienne Arsht de Miami, Florida (EE. UU.) (Foto: EFE/ Giorgio Viera)

El hispano dijo que en caso de ser elegido presidente emitiría desde el día 1 una orden ejecutiva encaminada contra la política de "cero tolerancia" de Trump, lo mismo que reformaría el sistema migratorio e instauraría una "plan Mashall" para Centroamérica.

A su turno, el senador Cory Booke prometió que desde su primer día de mandato reinstalaría la Acción Diferida para Los Llegados en la Infancia (DACA), que protege de la deportación a los jóvenes indocumentados, y que aseguró que quienes se hayan en situación temporal al amparo de un Estatus de Protección Temporal (TPS) "permanezcan aquí.

"No podemos sacrificar nuestros valores, nuestros ideales como nación por la seguridad fronteriza, podemos tener ambas cosas si actuamos de la manera correcta", enfatizó.

Por su parte, Bill Di Blaasio, alcalde de Nueva York, señaló que "tenemos que decir a cada estadounidense que cualquiera que sea lo que le pase, los inmigrantes no le han hecho eso".

El primer debate de los aspirantes demócratas a la Casa Blanca comenzó este miércoles con la participación de diez de la veintena de candidatos de este partido y con él una larga carrera presidencial en Estados Unidos que concluirá con las elecciones el 3 de noviembre de 2020.

(Foto: Especial)
(Foto: Especial)

Ante el elevado número de aspirantes, con 24 candidatos confirmados hasta la fecha, el Partido Demócrata decidió organizar dos debates con los 20 con mejores resultados en los sondeos de intención de voto, entre otros requisitos.

El debate, que se realizó en Miami, Florida, reúne también este miércoles a los senadores Elizabeth Warren, Cory Booker y Amy Klobuchar, los representantes a la Cámara baja Tulsi Gabbard y Tim Ryan, y los ex congresistas Beto O'Rourke y John Delaney.

También Jay Inslee, gobernador de Washington, y el alcalde de Nueva York Bill de Blasio.

Con información de AFP