REUTERS/Kevin Lamarque
REUTERS/Kevin Lamarque

El presidente Donald Trump anunció el sábado que postergará por dos semanas las redadas del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas d Estados Unidos (ICE, por sus siglas en inglés) que estaban planeadas realizarse hoy en 10 de las principales ciudades de EEUU.

Sin embargo, indicó que las deportaciones continuarán a menos que el Congreso encuentre una solución en la frontera con México.

"A petición de los demócratas, he decidido retrasar el Proceso de Remoción de Inmigración Ilegal (deportación) por dos semanas para ver si los demócratas y republicanos acuerdan una solución para los problemas de asilo en la frontera sur", escribió en su cuenta de Twitter.

 La decisión del presidente de EEUU se da luego de una serie de críticas hechas por los alcaldes de las ciudades en las que se realizarían las redadas, y de la presidente de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi.

( Foto: The New York Times)
( Foto: The New York Times)

Trump publicó en redes sociales, que  decidió el aplazamiento para ver "si los demócratas y republicanos pueden trabajar juntos en una solución al tema del asilo y los problemas en la frontera sur".

"Si no lo hacen, "¡empezarán las deportaciones!", advirtió.

De acuerdo a declaraciones de un alto funcionario de inmigración de Estados Unidos, el ICE planeaba detener y deportar a unas 2.000 familias de personas migrantes con órdenes del tribunal en 10 ciudades a partir de este domingo.

Se habían planeado redadas en Atlanta, Baltimore, Chicago, Denver, Houston, Los Ángeles, Miami, Nueva Orleans, Nueva York y San Francisco.

Nancy Pelosi, llamó al presidente Trump la noche del viernes y le pidió que suspendiera las redadas de deportación de ICE.

(Foto: Twitter)
(Foto: Twitter)

El subsecretario de prensa de la Casa Blanca, Judd Deere, confirmó que el viernes hubo una llamada telefónica entre Trump y Pelosi.

De acuerdo al funcionario, Pelosi presionó para que Trump detuviera las redadas, que calificó de "desalmadas" y de una "acción brutal que destruirá a las familias e inyectará terror en nuestras comunidades".

"Estas familias son miembros trabajadores de nuestras comunidades y nuestro país. La acción del presidente no hace distinción entre una violación de estado y cometer un delito grave", dijo Pelosi en una declaración.

El viernes se supo, por declaraciones de un alto funcionario de inmigración,  que el ICE estaba realizando operaciones para arrestar y deportar a familias con orden de expulsión en 10 ciudades a partir de hoy.

Migrantes de una caravana hacia Estados Unidos en el estado mexicano de Chiapas (REUTERS/Jose Torres)
Migrantes de una caravana hacia Estados Unidos en el estado mexicano de Chiapas (REUTERS/Jose Torres)

Luego, Trump publicó en su Twitter : "Las personas que ICE detendrá ya han sido ordenadas para ser deportadas. Esto significa que han huido de la ley y han huido de los tribunales. Estas son personas que se supone que deben regresar a su país de origen. Rompieron la ley al entrar al país, y ahora al quedarse".

"Cuando la gente entra a nuestro país ilegalmente, ¡será DEPORTADA!".

ICE dijo que estaba considerando opciones para arrestar y deportar a las familias que han pasado por sus procedimientos legales, pero se ha abstenido de proporcionar públicamente el alcance y calendario de la operación, lo que, según los funcionarios, podría conducir a una situación en la que una familia es separada y podría causar una reacción violenta en contra el departamento.