Alexander Whipple (izquierda) llevaba ropa de Elizabeth Shelley (derecha) en las manos cuando la policía lo localizó (Foto: Cache County Sheriff’s Office/Facebook)
Alexander Whipple (izquierda) llevaba ropa de Elizabeth Shelley (derecha) en las manos cuando la policía lo localizó (Foto: Cache County Sheriff’s Office/Facebook)

La última vez que la vieron sus padres, Elizabeth Shelley dormía en su cama. Eran las 02:00 de la madrugada del sábado 25 de mayo. Al salir el sol, pocas horas después, la niña de cinco años ya no estaba en su dormitorio. Tampoco la encontraron en los alrededores de su casa de Utah. No había rastro de ella.

Cuando el Departamento de Policía de la ciudad de Logan interrogó a los padres, ellos explicaron que el tío de la niña, Alexander Whipple, había estado en la casa el viernes por la noche, horas antes de la desaparición. Creían que Elizabeth podría estar con él.

Cuando los agentes localizaron a Whipple a las 15:00 horas del sábado, caminando solo por las calles de Logan, la niña no le acompañaba. Sin embargo, lo que vieron en sus manos les alertó: llevaba ropa de Elizabeth.

La Policía teme por la vida de Elizabeth y piensa que pueden haberle hecho daño (Foto: Departamento de Policía de la Ciudad de Logan/FOX)
La Policía teme por la vida de Elizabeth y piensa que pueden haberle hecho daño (Foto: Departamento de Policía de la Ciudad de Logan/FOX)

Los elementos del departamento de Policía arrestaron de inmediato al joven de 21 años. Fuentes policiales confirmaron que el detenido no está colaborando con los investigadores, y que no ha arrojado ninguna información sobre el paradero de la niña.

"Estamos muy preocupados. En este punto, creemos que le pueden haber hecho daño", dijo el capitán de la policía de Logan, Tyson Budge, al diario local Salt Lake Tribune.

Según informó, Alexander Whipple cuenta con antecedentes penales. En 2018, fue declarado culpable de robo, de desobedecer una orden policial y manejar bajo la influencia del alcohol.

Los vecinos y voluntarios repartieron carteles con la fotografía de la niña (Foto: especial)
Los vecinos y voluntarios repartieron carteles con la fotografía de la niña (Foto: especial)

Durante las jornadas del sábado y el domingo, se organizaron búsquedas en las que no participaron voluntarios por petición de las autoridades, con el fin de que los perros pudieran olfatear mejor, y nadie interfiriera en la operación de los agentes. Registraron las casas y terrenos colindantes a la vivienda familiar.

Al tiempo que se realizaban estos operativos, distintos grupos de personas se organizaron y se dividieron para registrar parques y repartir carteles con la fotografía de la menor. En la descripción, aclaran que Elizabeth es una niña de cinco años de pelo rizado hasta los hombros, con flequillo y ojos marrones. Pesa 18 kilos y mide 1.10 metros.

A través de redes sociales, los padres de Elizabeth, Jessica y Wes Shelley, pidieron a la comunidad que incluyan a la niña en sus oraciones para que puedan encontrarla sana y salva.