La madre de Isaac Robitille, 13 años, le suministró vodka al menor porque estaba muy inquieto e “impertinente”, según el fiscal (Foto: Hardwick Police Department/ Facebook Melissa Robitille)
La madre de Isaac Robitille, 13 años, le suministró vodka al menor porque estaba muy inquieto e “impertinente”, según el fiscal (Foto: Hardwick Police Department/ Facebook Melissa Robitille)

Melissa Robitille, una mujer que provocó la muerte de su hijo discapacitado al introducir vodka en su sonda de alimentación, perdió su apelación ante la Corte Suprema de Vermont.

La madre de 46 años, residente en Hardwick, estado de Vermont, fue condenada en noviembre de 2017 por homicidio involuntario. El juez dictó entonces una pena de prisión de cuatro años, pero los abogados de la acusada recurrieron la sentencia ante una instancia superior.

En su opinión, el fiscal no había demostrado durante el juicio que la cantidad de alcohol que Melissa Robitille suministró a su hijo fuera letal. Este viernes, la Corte Suprema de Vermont rechazó conocer del caso, y se mostró en desacuerdo con los abogados de la procesada.

"Aunque los doctores de Isaac Robitille no esperaran que una onza de alcohol lo matara, el menor pesaba 22 kilogramos en ese momento; era extremadamente vulnerable a los desequilibrios líquidos por su diabetes insípida y otras condiciones; hasta una pequeña cantidad de alcohol podría haber sido letal", dice el documento, según informó la cadena WCAX.

El hijo de la acusada padecía una condición que le impedía eliminar los líquidos que ingería, enfermedad que al juez le pareció determinante para rechazar la apelación (Foto: WCAX)
El hijo de la acusada padecía una condición que le impedía eliminar los líquidos que ingería, enfermedad que al juez le pareció determinante para rechazar la apelación (Foto: WCAX)

La diabetes insípida es una afección poco frecuente que impide a los riñones filtrar y eliminar agua u otros líquidos. Además, el menor padecía una anomalía cerebral que requería atención las 24 horas del día. Era ciego, sordo, tenía el paladar hendido y la movilidad reducida, y comía a través de una sonda. Su alimentación consistía en una dieta pediátrica rica en nutrientes, vitaminas, agua y una fórmula para bebés.

Los hechos se remontan a agosto de 2014. Según el fiscal, aquel día Melissa Robitille y su pareja, Walter Richters, introdujeron vodka en el tubo de alimentación del pequeño, porque estaba muy inquieto y algo "impertinente". Buscaban que se tranquilizara.

Más tarde, la madre de Isaac lo encontró sin vida en su cama. Llamó a emergencias pero los doctores no pudieron hacer nada por él. La autopsia reveló que la tasa de alcohol en sangre del niño era del 0.146%, cerca del doble del límite permitido en EEUU para conducir.

El médico forense determinó que la causa de la muerte fue su afección cerebral, pero concluyó que la dosis de alcohol había sido determinante, por lo que se acusó a la madre de homicidio involuntario.

Melisa Robitille ya no podrá volver a recurrir y tendrá que afrontar los cuatro años de prisión (Foto: WCAX)
Melisa Robitille ya no podrá volver a recurrir y tendrá que afrontar los cuatro años de prisión (Foto: WCAX)

Walter Richters fue condenado a tres años de prisión por el mismo delito. Según defendió el fiscal, Melissa Robitille le habría dicho que el alcohol no le haría daño a Isaac.

Ambos fueron acusados en octubre de 2015. Durante el juicio, la defensa trató de presentar a la acusada como una madre cariñosa y entregada que incluso escribía un blog sobre la afección de su hijo. En 2017, fue condenada a cuatro años de prisión.

Tras conocerse la sentencia hace dos años, familiares de Melissa Robitille pidieron que se endureciera la condena, y describieron a la procesada como una madre negligente y abusiva.