La Universidad del Sur de California fue una de las que aceptó el soborno (Foto: @sosconf)
La Universidad del Sur de California fue una de las que aceptó el soborno (Foto: @sosconf)

Otras dos personas se declararon culpables por haber sido parte de la red de sobornos a prestigiosas universidades en Estados Unidos. Agustín Francisco Huneeus, chileno que se dedica a la industria vitivinícola y el abogado Gordon Caplan aceptaron haber pagado 300 mil dólares a una escuela para asegurar que sus hijos fueran admitidos.

El martes 21 de mayo hicieron las declaraciones en el Tribunal Federal de Boston, en donde se lleva a cabo su juicio, para lograr reducir su condena. Fueron acusados por los cargos de conspiración para extorsión, lavado de dinero y obstrucción de la justicia.

Originalmente estas acusaciones pudieron provocar que Huneeus y Caplan pasaran más de 20 años en prisión. Pero por haber cooperado con el sistema de justicia estadunidense, su condena se puede reducir a pasar sólo 15 meses tras las rejas, 12 más en libertad condicional y una multa de 95 mil dólares.

Sus casos forman parte de la Operación Varsity Blues de la policía de Estados Unidos, que en los últimos dos meses ha desmantelado una red de sobornos a universidades, efectuada por más de 500 familias acaudaladas, entre las que también se encuentran las de la actriz Lori Loughlin (Full House) y Felicity Huffman (Esposas desesperadas).

Agustín Francisco Huneeus, chileno, que se dedica a la industria vitivinícola y el abogado Gordon Caplan aceptaron haber pagado 300 mil dólares (Foto: Especial)
Agustín Francisco Huneeus, chileno, que se dedica a la industria vitivinícola y el abogado Gordon Caplan aceptaron haber pagado 300 mil dólares (Foto: Especial)

El modus operandi para llevar a cabo los sobornos, fue a través del lavado de dinero. En la mayoría de los casos las personas interesadas en asegurar un lugar en instituciones como la Universidad del Sur de California, George Town y Yale, hacían grandes donaciones a falsas fundaciones benéficas. Una de ellas fue Saks.

Los depósitos de dinero en ocasiones se hacían desde el extranjero para complicar más su rastreo. Posteriormente, los fondos eran tomados por William Singer, principal ejecutor del negocio de los sobornos. A partir de ahí el dinero era distribuido entre dos administradores de SAT / ACT (examen) un supervisor, nueve entrenadores y un administrador de la universidad.

Posteriormente escogían el esquema que era más conveniente para los futuros estudiantes. Uno era corregir su examen de admisión para  poner el número necesario de respuestas correctas para ingresar. Y el segundo era inscribir a los jóvenes en deportes, para que los entrenadores los recomendaran y facilitaran su admisión.

La participación de Huneeus se descubrió porque el FBI grabó una conversación en la que el chileno pregunta si hay posibilidades de que lo descubran, a lo que le contestan que no. Y agrega que en caso de que la policía lo investigara, declararía que los 50 mil dólares que donó a la fundación, era para ayudar a jóvenes que no tienen acceso a la universidad por falta de recursos.