El líder de una milicia de derecha fingió ser de un cártel de drogas mexicano para conseguir dinero fácil

James "Russell" Bolton había intentado en 2010 ser sheriff en el condado de Stevens, Washington: ahora también se le investiga por diversos cargos de extorsión, organizar un secuestro ficticio y hasta intento de asesinato

James “Russell” Bolton es buscado por todo el país por diversos cargos de extorsión luego de fingir diversas estafas como hacerse pasar por integrante de un cártel de droga mexicano, el secuestro ficticio de su esposa, entre otros Foto: Facebook
James “Russell” Bolton es buscado por todo el país por diversos cargos de extorsión luego de fingir diversas estafas como hacerse pasar por integrante de un cártel de droga mexicano, el secuestro ficticio de su esposa, entre otros Foto: Facebook

James "Russell" Bolton, habitante del condado de Stevens en Washington, es buscado por diversos cargos de extorsión luego de que se diera a conocer que elaboró un intrincado plan para hacerse pasar por un miembro de un cártel mexicano y exigir grandes sumas a sus propios seguidores, ya que era líder de una organización civil de extrema derecha.

Bolton, de 51 años, lideraba una milicia de "voluntarios" formada por "ciudadanos estadounidenses temerosos de dios", que buscaba "proteger a las familias y las propiedades" en estos tiempos "de insurrecciones sociales y políticas".

Este hombre había intentado en 2010 ser elegido sheriff del condado de Stevens, un área rural poco poblada y llena de bosques y colinas, encajonada en el estado de Washington entre la frontera canadiense y una reserva nativa.

Al fracasar, decidió organizar una milicia de extrema derecha que censuraba la ideología socialista, pero también el matrimonio entre personas del mismo sexo, el islam, la prensa crítica, al presidente Barack Obama, las ciudades santuario, etcétera.

En 2010 se propuso para ocupar el cargo de sheriff del condado de Stevens en Washington, sin embargo perdió y ahí comenzó a crear su asociación de extrema derecha Foto: Facebook
En 2010 se propuso para ocupar el cargo de sheriff del condado de Stevens en Washington, sin embargo perdió y ahí comenzó a crear su asociación de extrema derecha Foto: Facebook

Sin embargo para ganar miembros a favor de su lucha y financiar sus planes, Bolton necesitaba dinero y decidió obtenerlo con extorsiones. Ahora hay una orden de búsqueda y captura en su contra a nivel nacional.

El pasado mes de febrero, miembros de su milicia comenzaron a recibir cartas supuestamente de un cártel mexicano de narcotráfico, amenazándoles con violencia contra ellos y sus familias si no pagaban una cuota de 10.000 dólares a cambio de "protección".

Debían dejar el dinero en sus buzones, y así fue como, después de que dos familias lo denunciaran a las autoridades, pudieron observar un auto blanco recoger el sobre que habían depositado según esas instrucciones, que en realidad sólo contenía tinta azul (para poder capturar luego al responsable).

Semanas después, otra familia recibió una carta exigiendo 250.000 dólares. Si no, serían ejecutados, junto con su hija y sus nietos, que vivían en California.

Luego, a mediados de abril, un informante le dijo a los detectives que Bolton había "perdido la cabeza" y trató de matar a otro miembro de la milicia, informó KXLY . Un informe policial archivado en las cercanías de Spokane alegaba que Bolton había ido a la casa del hombre y lo había empujado por las escaleras, causando que se golpeara la cabeza en el suelo y sangrara mucho. Cuando el hombre se levantó, escribió la policía, Bolton lo golpeó en la nariz e intentó asfixiarlo con una bolsa de plástico.

La milicia derechista que Bolton lideraba, los últimos eventos del grupo tuvieron lugar en 2016. La página principal del sitio define la “asamblea” como “un cuerpo voluntario e independiente de estadounidenses que tienen miedo de Dios y que se han dado cuenta de las cambiantes condiciones”. El grupo, además, decía querer Foto: Facebook
La milicia derechista que Bolton lideraba, los últimos eventos del grupo tuvieron lugar en 2016. La página principal del sitio define la “asamblea” como “un cuerpo voluntario e independiente de estadounidenses que tienen miedo de Dios y que se han dado cuenta de las cambiantes condiciones”. El grupo, además, decía querer Foto: Facebook

Finalmente, informó la estación, Bolton se detuvo y le explicó al hombre herido que su esposa había sido secuestrada. Él necesitaba $ 100,000 para su liberación, afirmó. La víctima sangrienta creyó su historia, e inicialmente mintió a los trabajadores del hospital y a la policía sobre cómo se había lastimado. Más tarde, dijo a las autoridades que había estado preparado para darle al líder de la milicia la mayor parte de los ahorros de su vida. Luego comenzó a recibir correos electrónicos extraños de Bolton, quien ahora afirmaba que su esposa era libre, pero los secuestradores todavía querían el rescate. En ese momento, el hombre comenzó a cuestionar si la historia se había inventado.

Por entonces, las autoridades ya habían contactado con Bolton, según informa el diario Chewela Independent, porque éste afirmaba haber recibido también amenazas por teléfono, aunque lo consideraba "común" en su línea de trabajo.

En el sitio web del grupo, una vez había advertido que los cárteles asesinos se estaban infiltrando en los Estados Unidos, solo otro ejemplo de la "insurgencia política subversiva" que amenazaba con alcanzar al país.

En los últimos meses, Bolton supuestamente trató de aprovecharse de los temores que había avivado. Los funcionarios creen que él se hizo pasar por un jefe de cartel inventado para poder extorsionar a sus seguidores.

La Oficina del Alguacil del Condado de Stevens, que una vez Bolton buscó dirigir, ahora lo está buscando. El 22 de abril se aprobó una orden de arresto en todo el país para su arresto, según informó el portavoz el jueves pasado, el agente de 51 años sigue en libertad.

Indagando, los investigadores descubrieron que Bolton tenía un carro blanco como el usado para recoger los sobres en los buzones, así que ahora sospechan que tanto las cartas amenazantes como la historia de su mujer secuestrada fueron una estrategia para conseguir dinero, según informó el diario The Washington Post.