Steve King (AP)
Steve King (AP)

Un congresista con amplio historial de comentarios y guiños hacia el supremacismo blanco avivó una fuerte polémica al compartir (y luego borrar) una publicación que parecía incitar a una guerra civil en los Estados Unidos entre republicanos y demócratas, aumentando las tensiones entre conservadores y liberales.

Steve King, representante de Iowa en la Cámara Baja, subió a Facebook una imagen con dos formas "humanas" enfrentadas, armadas con los mapas de los estados divididos según su tradición electoral.

"La gente sigue hablando sobre una guerra civil. Un lado tiene unos 8 billones de balas, mientras que el otro lado ni siquiera sabe qué baño usar", compara la gráfica, en referencia a la afinidad de los votantes republicanos a las armas y al debate sobre el uso de los baños para personas transgénero, donde los demócratas apoyan los derechos de las minorías LGBT.

"Me pregunto quién ganaría", añadió King con un emoji, en referencia a un posible conflicto armado entre las principales facciones políticas estadounidenses.

Las implicaciones del mensaje fueron duramente criticadas en las redes sociales, por lo que King se vio presionado a borrar el mensaje, publicado en una página oficial de campaña.

"Esto es traición (a la patria). Steve King debería ser expulsado de la Cámara inmediatamente", lanzó Richard Painter, abogado que fue asesor de ética de la Casa Blanca durante el mandato de George W. Bush. Más cauteloso, pero igualmente crítico, se mostró Laurence Tribe, profesor de derecho de Harvard: "No está cometiendo traición, pero está fomentándola e incitándola. Suficiente razón para expulsarlo".

Si se concretan los pedidos de renuncia (o expulsión), pondrían fin al noveno período legislativo de King. La crítica también apuntaba a la falta del tacto del congresista al publicar el polémico mensaje unas horas después de la masacre en Nueva Zelanda, en la que 50 personas fueron asesinadas.

King, en sus casi dos décadas de protagonismo en la política nacional, ha acumulado un historial de declaraciones tildadas de antisemitas, supremacistas e insultantes con respecto a los inmigrantes y las mujeres que reclaman derechos al aborto.

Además, no es la primera vez que hace una referencia a la guerra civil, un argumento que suele ser tema de debate en los foros del ultranacionalismo. En 2018, afirmó que el país estaba al borde del enfrentamiento, usando como metáfora dos hechos claves del inicio de la Guerra de Secesión (1861-1865).

Aunque su estado, Iowa, fue parte de la Unión, tiene en su oficina una bandera del bando confederado. Su exhibición es un tema de permanente polémica en los EEUU: mientras algunos defienden que es un símbolo de su pasado, otros denuncian que es un símbolo de la esclavitud defendida por los estados sureños.

(Con información del Washington Post)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: