Modern Elder Academy funciona en El Pescadero, Baja California, junto al océano Pacífico. (MEA)
Modern Elder Academy funciona en El Pescadero, Baja California, junto al océano Pacífico. (MEA)

En El Pescadero, una localidad al sur de la península de Baja California, en México, una academia para el adulto mayor moderno enseña que envejecer no es el fin del mundo. Lo curioso es que esta mezcla de resort y seminario de bienestar imparte clases a millennials de la industria tecnológica, que a los 38 años se sienten desplazados por los nativos digitales de la Gen Z y descubren el miedo a la propia fragilidad.

Aunque originalmente se pensó para gente más grande, Modern Elder Academy (MEA) comenzó a recibir solicitudes de personas de 30 años apenas se conoció que Chip Conley, el experimentado hotelero que dejó su cadena boutique Joie de Vivre para reorientar su carrera en Airbnb, estaba detrás de la idea.

Aunque se dirigía a personas de entre 45 y 60 años, atrajo a gente más joven. (MEA)
Aunque se dirigía a personas de entre 45 y 60 años, atrajo a gente más joven. (MEA)

"En una era que distingue la inteligencia digital, creemos que la necesidad de sabiduría, inteligencia emocional y la capacidad de colaborar y enseñar es mayor que nunca antes. MEA es la primera escuela de su clase, creada para ayudar a que la gente de la mediana edad dé nuevo sentido a su conocimiento y asuma su maestría, su valor y los papeles de quienes cuidan y buscan la sabiduría", describe la página web del lugar.

Según explicó Conley a The New York Times, "la gente se siente irrelevante más joven que antes, en especial en lugares como Silicon Valley". Al mismo tiempo, cada generación vive más que la anterior. La combinación causa entusiasmo y desconcierto, agregó. "Todo el mundo se pregunta: '¿Qué hacemos ahora?'".

En una casa de 18 habitaciones, el programa ofrece un seminario semanal o quincenal. (MEA)
En una casa de 18 habitaciones, el programa ofrece un seminario semanal o quincenal. (MEA)

Uno de los mitos de la industria tecnológica es que requiere condiciones que se pierden con la edad, como la flexibilidad intelectual y el apetito por el riesgo. Y a medida que la cultura de trabajo de Silicon Valley contagia al resto de los sectores, "cada vez más trabajadores se encuentran en la curiosa posición de presentarse como mayores cuando todavía son —en términos de cifras y técnicamente— bastante jóvenes", agregó el periódico.

Citó un estudio de la firma Visier, analista de recursos humanos, que en 2017 identificó que a partir de los 34 años la tasa de contratación se frena entre los trabajadores de Silicon Valley. Según el sitio de transparencia laboral PayScale, la edad promedio del empleado de Facebook, LinkedIn y SpaceX es 29 años.

El retiro de moda en Silicon Valley es obra de un hotelero y ex empleado de Airbnb. (MEA)
El retiro de moda en Silicon Valley es obra de un hotelero y ex empleado de Airbnb. (MEA)

El exclusivo retiro del hotelero ofrece estadías semanales (USD 5.000) o quincenales (USD 10.000) con meditación, yoga, círculos de la sabiduría, bendición chamánica, conversaciones grupales, playa, equitación y surf, entre otras actividades, además de tres comidas diarias, en una propiedad de 18 habitaciones, frente al mar y con piscina, una hora al norte de Cabo San Lucas. Tanto la cocina como el living y la mesa del comedor, ubicada al aire libre, se comparten.

El nombre se le ocurrió a Conley sin mayor esfuerzo: en 2013, cuando tenía 52 años, comenzó a trabajar en Airbnb y pronto escuchó que sus colegas se referían a él como "the elder", el mayor. Así, cuando sus acciones en la firma eran ya muy robustas, se lanzó a su nuevo emprendimiento pensando en esa palabra.

El programa de una semana cuesta USD 5.000 dólares. (MEA)
El programa de una semana cuesta USD 5.000 dólares. (MEA)

El programa que se desarrolla en MEA se basa en uno de sus libros, Wisdom@Work: The Making of a Modern Elder (Sabiduría en el trabajo: cómo se forma un adulto mayor moderno). Apuntan a "alentar un cambio de mentalidad" y "dar poder a las personas en la edad mediana para considerar qué sigue en la hoja de ruta de su carrera", según el sitio del resort.

La vida se dividía en tres pasos —aprender, ganarse el sustento, retirarse— que sólo necesitaban un período de aprendizaje inicial. Pero ese modelo quedó obsoleto y hace falta volver a estimular la curiosidad a mitad del camino.

"Todos mis colegas tienen 30, y yo casi cumplo 40", dijo al Times una de las participantes en el programa de MEA, Margareet Paauwe. "El marketing solía ocuparse de sentimientos. Ahora es puro dato, y tengo que mantener el ritmo de los datos. Así que me siento más vieja". Otros participantes, de 47 o 53 años, relataron situaciones equivalentes.

"Como sociedad hacemos un buen trabajo para ayudar a la gente en momentos de transición: los quince años, la graduación, la boda, los preparativos para recibir un bebé", argumentó Conley, un hombre delgado y musculoso, en camiseta sin mangas y hawaianas. "Pero ¿y entre el baby shower y el funeral? Nada". Agregó que el propósito del encuentro era crear "un claustro para la edad mediana".

Modern Elder Academy
Modern Elder Academy

Entre sesiones privadas de mindfulness en un acantilado y sesiones compartidas de intercambio de experiencias, entre velas encendidas para alejar a los mosquitos y el viento del mar, los participantes hablaron sobre desafíos íntimos de la vida, como un diagnóstico de cáncer o un divorcio.

Cada persona recibió una carpeta con el temario semanal. En las galerías que permiten ver el Pacífico, con copas de vino blanco en la mano al atardecer, antes de la comida, conversaron a diario sobre los trabajos del seminario.

Modern Elder Academy
Modern Elder Academy

Tras ir a dormir temprano, la rutina siguió al desayuno en la mesa común cubierta de flores: meditación, una excursión para recoger ramas y armar un muro frente al mar (que observarían caer, por efecto del agua, a lo largo de la semana), y una "purga con fuego".

Conley y sus asistentes "llenaron una mesa con etiquetas adhesivas en las que había escritas expresiones discriminatorias de la edad mayor", narró el Times. La gente debía elegir las que les resonaban. El texto recogió algunas: "Los millennials dominan el mundo", "Ojalá fuera nativo digital", "No tengo habilidades prácticas", "Temo ser una persona vieja y andar por la calle", "Me quedé sin tiempo para probar cosas nuevas", "Me siento cada vez más invisible".

Modern Elder Academy
Modern Elder Academy

Tras caminar un rato y familiarizarse con la etiqueta que habían elegido los demás, los elders se las quitaron y las quemaron en una pequeña fogata.

Uno de los temas que se discutieron fue la liminalidad: la fase de apertura, desorientación y ambigüedad que se da en pleno rito de pasaje, cuando uno ha dejado atrás una fase pero no ha ingresado en la nueva. Jeff Hamaoui, de 47 años, consultor de provisiones antes de sumarse al proyecto MEA como director de educación, dio un ejemplo: "Siento que no me engancho. Miro a las estrellas de YouTube y, si bien intelectualmente entiendo, emocionalmente no puedo conectar".

Modern Elder Academy
Modern Elder Academy

Distintas personas en el círculo asintieron. Muchos compartieron situaciones similares. Al sentirse comprendidos, una identificación que creó camaradería, comenzaron a hacer bromas sobre rebelarse. "Conley habló de reivindicar el término 'mayor' como la comunidad gay había reivindicado queer", agregó el periódico.

El relato social presenta la edad mediana como una crisis, "luego de la cual sigue la decrepitud", concluyó Conley. "Pero en realidad somos mucho más felices en los sesentas y los setentas años. Entonces, ¿por qué no nos preparamos para eso?".

MÁS SOBRE ESTE TEMA: