El FBI busca avanzar en su investigación del caso Bitconnect, el Esquema Ponzi que se derrumbó en enero del año pasado (Reuters)
El FBI busca avanzar en su investigación del caso Bitconnect, el Esquema Ponzi que se derrumbó en enero del año pasado (Reuters)

El FBI está buscando víctimas que invirtieron en la criptomoneda Bitconnect (BCC), que fue lanzada a través de una oferta inicial de moneda (ICO, por sus siglas en inglés) que organizaron los creadores de la empresa en noviembre de 2016.

Durante la mayor parte de la existencia de BCC, el único lugar para comprar, comerciar o vender la criptomoneda era a través de una casa de cambio que pertenecía a la misma empresa. A mediados de diciembre de 2017, BCC contaba con una capitalización de mercado de más de USD 2.500 millones. Los que compraron BCC eran atraídos a la moneda digital bajo la garantía de que ganarían un retorno a su inversión inicial de hasta un 10% mensual.

Todo el mercado de BCC se derrumbó a finales de enero de 2018, luego de que dos reguladores de la bolsa de valores de Estados Unidos emitieron una serie de cartas públicas advirtiendo a los inversores que la criptomoneda obedecía a una estructura típica de un Esquema Ponzi. Esto condujo a que Bitconnect cerrara por completo su plataforma para comprar BCC, eliminando el mercado de la criptomoneda y reduciendo su valor a casi cero en sólo un mes.

La agencia estadounidense dijo que debido a la naturaleza de las criptomonedas, es difícil conocer la identidad de los inversores de BitConnect, ya que se les asignaron identidades alfanuméricas anónimas. Sin embargo, se estima que en su conjunto, las víctimas de la estafa perdieron entre 2.500 y 3.500 millones de dólares a nivel mundial. 

Hasta ahora, por lo menos una persona -un residente del norte del estado de Ohio- ha sido identificada en la investigación como una víctima tras el llamado del FBI.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: