Corte Suprema de EEUU (Foto Washington Post por Ricky Carioti)
Corte Suprema de EEUU (Foto Washington Post por Ricky Carioti)

El Tribunal Supremo mantuvo hoy en pie el veto del presidente, Donald Trump, a los militares transgénero, que no había llegado a entrar en vigor porque fue bloqueado por diversas cortes que consideraron que atentaba contra el derecho a la igualdad.

"La decisión del Tribunal Supremo (5-4) concede la solicitud de la Administración Trump para permitir que el veto del servicio militar de las personas transgénero entre en efecto, mientras que las apelaciones se escuchan en tribunales inferiores", indicó la máxima corte del país en un comunicado.

Trump anunció en julio de 2017 que tenía la intención de prohibir a todas las personas transgénero servir en el Ejército, aunque posteriormente la Casa Blanca aconsejó que no se permitiera el alistamiento de personas que pudieran en un futuro querer someterse a una operación de cambio de sexo.

( Bloomberg Foto por Al Drago)
( Bloomberg Foto por Al Drago)

"Por favor, estén al tanto que el Gobierno de Estados Unidos no aceptará o permitirá que individuos transgéneros sirvan en ninguna capacidad en las fuerzas militares", escribió el mandatario en julio de 2017, argumentando que las Fuerzas Armadas "no pueden estar cargadas con los tremendos costos médicos y la disrupción que generarían (los transgéneros)".

Posteriormente la Casa Blanca aconsejó que no se permitiera el alistamiento de personas que pudieran en un futuro querer someterse a una operación de cambio de sexo.

El inicio del permiso de reclutamiento para las personas con esta identidad sexual fue aprobado durante la Administración Obama y estaba previsto para julio, pero el Pentágono decidió entonces retrasar la medida. "Los servicios revisarán los planes de acceso y evaluarán el impacto de la integración de las personas transgénero en la preparación y letalidad de nuestras fuerzas", explicó un comunicado del Departamento de Defensa.

Según estimaciones oficiales, habría entre 2.500 y 7.000 transgéneros entre los 1,3 millones de uniformados en funciones. Se trata de militares que declararon su orientación sexual después de su integración al las fuerzas. Hasta el año pasado, podían ser expulsados de las fuerzas armadas si revelaban sus inclinaciones.

Con información de EFE