Indudablemente, la risa de los bebés es uno de los sonidos más dulces y contagiosos del mundo. Y para esta familia de Estados Unidos, las carcajadas de la pequeña de 11 meses se transformaron en lo más preciado.

Scarlet Benjamin llegó al mundo tres meses antes de lo previsto y su nacimiento prematuro trajo agunas complicaciones. Cuando estaba internada en neonatología, Scarlet desarrolló una enterocolitis necrosante (NEC, por sus siglas en inglés) y los antibióticos para el tratamiento le produjeron severos problemas de audición.

Los padres de la pequeña recurrieron al centro especializado Atlanta Hearing Associates en Milledgeville. Allí, con la ayuda de los profesionales, la bebé recibió los audífonos indicados para su cuadro.

Teléfono celular en mano, la familia grabó el momento en que pusieron a prueba los audífonos. "Hermanita", le repite Haile, su hermana mayor, en tres ocasiones. Luego de una breve pausa, Scarlet responde con una carcajada que no tardó en viralizarse.

Carol Dianne Benjamin subió el video a Facebook y en menos de dos días logró reunir 185.000 visitas. Emocionada, la mamá le explicó al portal ABC News que llevaron a Scarlet afuera. "Al escuchar los ruidos de los animales y se emocionó muchísimo. Cerré la puerta del auto y me miró con una expresión que me decía 'Escuchaste eso, mamá?'", concluyó.