(Foto: AP)
(Foto: AP)

En Honolulu, Hawaii, un hombre fue condenado a 30 años de prisión por asesinar y descuartizar a su madre, cuyos restos mantuvo durante seis meses en un congelador.

Según informaron las autoridades, el propio Yu Wei Gong, de 28 años, contactó a los servicios de emergencia en abril de 2017. Después de contar al operador que había intentado suicidarse, confesó que meses atrás había matado a su madre por accidente.

 

"Estoy muy avergonzado por lo que hice. Lo siento mamá", dijo Gong durante el juicio, en el que pidió disculpas públicas a sus familiares en China y Hawaii.

En 2018, el acusado se declaró culpable de homicidio para evitar la cadena perpetua. Tanto el abogado defensor, como el fiscal del caso, comunicaron que se trató de un acuerdo que pactaron con los familiares de la víctima, que a su vez son parientes del procesado.

Durante el juicio Gong permaneció cabizbajo (Foto: AP)
Durante el juicio Gong permaneció cabizbajo (Foto: AP)

Gong permaneció cabizbajo en la audiencia, mientras su abogada aseguraba que él sentía que no merecía el perdón que le había concedido su familia. 

"Quiero dejar claro que él amaba a su madre y que ella era una muy buena madre. Bajo ninguna circunstancia ella merecía lo que le pasó" dijo su abogada durante el juicio, según la agencia Asocciated Press (AP).

Gong fue sentenciado a 20 años por homicidio y 10 años por falsificación de identidad. Este último cargo se debe a que el procesado pagó el alquiler del departamento con la cuenta bancaria de su madre.

Además, deberá cumplir un año de sentencia por abusar de un cadáver. 

El relato de lo ocurrido

El incidente ocurrió durante una pelea en el departamento en el que ambos convivían, en Waikiki, frente a la playa.

"Ella estaba enfadada porque él no quería ir a la escuela, él quería trabajar", explicaron los agentes.

El joven reconoció que durante la discusión, que habría tenido lugar en 2016, se encolerizó y golpeó a su madre, que murió a causa de un traumatismo severo en la cabeza. Al darse cuenta que la había matado, decidió descuartizar el cadáver y guardar los restos en el interior de un congelador.

Tras confesar el crimen, los agentes se dirigieron al lugar de los hechos, y descubrieron en el congelador los restos del cadáver (Foto: Google Maps)
Tras confesar el crimen, los agentes se dirigieron al lugar de los hechos, y descubrieron en el congelador los restos del cadáver (Foto: Google Maps)

Tras confesar el crimen, los agentes se dirigieron al domicilio familiar. Gong les explicó dónde se hallaba el cuerpo.

"Un oficial comprobó el congelador… y encontró que contenía numerosas bolsas plásticas con objetos. Una de las bolsas llevaba un trozo de carne que parecía carnoso y peludo", contó Hawaii News Now citando los documentos judiciales.

Los elementos de la policía descubrieron en el frigorífico hasta siete bolsas de basura con diferentes restos humanos, entre ellos dos brazos y una cabeza decapitada.