Donald Trump, en la frontera con México
Donald Trump, en la frontera con México

"¡Los demócratas podrían resolver el cierre del gobierno en 15 minutos! Llame a su senador o congresista demócrata. ¡Dígale que lo haga! Crisis humanitaria", escribió Donald Trump en su cuenta de Twitter.

Publicó el mensaje horas después de que el cierre de una parte de la administración federal de Estados Unidos se convirtiera en el más largo de la historia del país. El enfrentamiento que mantiene con la oposición sobre la construcción de un muro en la frontera con México ha dejado a 800.000 funcionarios sin paga desde hace más de 21 días.

Trump exige destinar 5.700 millones de dólares para cumplir su promesa de campaña, pero la oposición demócrata en el Congreso se niega a liberar esos fondos para financiar una obra que considera "inmoral", cara e ineficaz para combatir la inmigración ilegal.

"Los demócratas deberían regresar a Washington y trabajar para que termine el shutdown, terminando al mismo tiempo la horrible crisis humanitaria en nuestra frontera sur. ¡Estoy en la Casa Blanca esperándolos!", escribió el mandatario en otro tuit.

Luego, enumeró una serie de estadísticas sobre la crisis. "El 23% de los presos en cárceles federales son inmigrantes ilegales. Los arrestos en la frontera crecieron un 240 por ciento. En el Gran Estado de Texas, entre 2011 y 2018, se produjeron 292.000 crímenes cometidos por inmigrantes ilegales: 539 asesinatos, 32.000 asaltos, 3.426 ataques sexuales y 3.000 cargos por armas. ¡Regresen demócratas!", dijo.

De todos modos, Trump retrocedió en sus amenazas previas de acabar con el punto muerto en las negociaciones declarando una emergencia nacional e intentando procurar fondos saltándose el Congreso, una medida casi seguramente hundiría al país en una tormenta política y auguraría una batalla en las cortes por extralimitación de los poderes presidenciales.

El Congreso, por su parte, añadió más leña y aplazó, hasta como mínimo el lunes, una sesión prevista para el viernes a primera hora de la tarde.

Por lo que los cerca de 800.000 funcionarios federales estadounidenses afectados por el cierre gubernamental —desde agentes del FBI, a controladores aéreos y trabajadores en museos— no recibirán por primera vez sus salarios el viernes. La mayoría de ellos cobra cada quincena, por lo que recibieron su paga a finales de diciembre.

La Cámara de Representantes aprobó el viernes una ley, ya aprobada por el Senado, para garantizar que los funcionarios cobren con carácter retroactivo el salario una vez termine el shutdown. Ahora le corresponde al presidente promulgar el texto.

La presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, junto al líder del partido en el Senado, Chuck Schumer (REUTERS/Jonathan Ernst)
La presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, junto al líder del partido en el Senado, Chuck Schumer (REUTERS/Jonathan Ernst)

Este tipo de medidas son normales cuando el país sufre un cierre gubernamental, pero no beneficia a los millones de trabajadores por contrato también afectados.

El shutdown altera el funcionamiento de varios departamentos esenciales, como los de Seguridad Nacional (DHS), Justicia y Transporte. "Más de 200.000 empleados del DHS -encargados de proteger nuestro espacio aéreo, nuestras vías fluviales y nuestras fronteras- no recibirán su sueldo mientras trabajan", denunció Bennie Thompson, presidente demócrata de la comisión para la Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes.

Los principales sindicatos del transporte aéreo, entre ellos los de pilotos, tripulación y controladores aéreos, denunciaron el jueves que la situación empeora, y advirtieron del riesgo que esto tiene para la seguridad del país.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: