La familia Odle parecía feliz. (Foto: Especial)
La familia Odle parecía feliz. (Foto: Especial)

Una madre de Dakota del Sur llora la muerte de su hijo y del dolor que tiene en su rostro y cuerpo, luego de que su vástago le propinará una golpiza. Ahora espera curarse de una nariz rota, moretones severos, hinchazón y una hemorragia cerebral.

Kay Odle terminó en el hospital con severas heridas luego de que su hijo Jesse Odle la golpeara el día de Año Nuevo.

El caso tomó un giro dramático luego de que las autoridades encontraron muerto en su celda el miércoles por la mañana a Odle.

El director de la cárcel del condado de Minnehaha dijo que el personal estaba monitoreando a Jesse a través de un video. Alrededor de las 6:45 a.m., los empleados notaron que no respondía.

El personal trató de revivirlo, pero no tuvo éxito. Las investigaciones preliminares de las autoridades consideran que el deceso de Odle fue por causas naturales y no creen que alguien haya estado involucrado.

Kay Odle sufrió graves heridas. (Foto: Especial)
Kay Odle sufrió graves heridas. (Foto: Especial)

Esta es una prueba muy complicada para que Kay. Ella todavía no supera el duelo por la pérdida de su marido, quien falleció el día de Acción de Gracias.

Jesse iba a comparecer el miércoles ante el tribunal. Se iba a enfrentar a 14 cargos por golpear a su madre, incluido el intento de asesinato.

Después de lo sucedido, Kay decidió hablar del tema con la prensa local. "Creo en traer las cosas a la luz del día", dijo.

"Estaba golpeando mi cabeza contra la base de la mesa de la cocina", detalló. Kay quien recordó todo el día en que su hijo Jesse entró a la casa y cómo es que tuvo que luchar por su vida.

Jesse Odle, fue acusado del intento de asesinato de su madre. (Foto: Especial)
Jesse Odle, fue acusado del intento de asesinato de su madre. (Foto: Especial)

"No me desmayé. Casi lo hacía varias veces, solo oré y oré para que no lo hiciera porque sabía que, si no se detenía, estaría muerta", mencionó.

Faith está ayudando a Kay a sobrellevar su experiencia cercana a la muerte y ayudándola a perdonar a su hijo, "Hubo puntos en los que me veía la cara golpeada y pensé que así era como moriría".

Las drogas, dice ella, eran su adicción. Su hijo de 40 años comenzó a consumir drogas cuando tenía 14 años, y la hija de Kay cree que Jesse tenía una mezcla de metanfetamina y sales de baño en su sistema el día que se volvió violento. Kay dice que un amigo lo visitó en la cárcel antes de que muriera y le dijo que Jesse estaba orando.

"Y le había pedido a Jesús que entrara en su corazón y le había dado su vida a Cristo. Gracias a Dios. Sabía que Jesse estaba a salvo", dijo Kay.

Jesse Odle y su hermana (Foto: Especial)
Jesse Odle y su hermana (Foto: Especial)

Por ahora, muchas personas han visto la foto de Jesse. Las fotos que rodean a Kay y cómo es que quiere recordarlo. "Este fue un momento breve en el tiempo. Recuerdo al Jesse que era divertido, inteligente y amable".

En lugar de vivir en la oscuridad, Kay Odle dice que va a dejar que entre la luz. "Tomamos nuestras propias decisiones sobre qué puertas vamos a abrir. ¿Vamos a abrir las puertas al odio, la puerta a la violencia, la puerta a las drogas? ¿O vamos a abrir las puertas al amor, a la paz, al perdón? ", expresó.