(Foto: Preston School District)
(Foto: Preston School District)

Robert Croslan, el profesor estadounidense de ciencias que alimentó frente a sus alumnos a una tortuga satán sirviéndole una cría de perro enferma, fue declarado no culpable de un delito de crueldad animal.

La defensa del maestro del Instituto Preston Junior, de la ciudad de Preston, alegó que el docente actuó misericordiosamente al darle el cachorro a la tortuga, pues según testificó, la cría se encontraba muy enferma y moribunda.

Tras escuchar el alegato de los abogados defensores, y después de media hora de deliberaciones, el jurado declaró inocente al profesor, acusado de un delito menor de crueldad animal.

Los hechos se produjeron el pasado marzo, cuando el maestro de ciencias decidió mostrar a tres de sus alumnos la mordida letal de una tortuga satán. Como alimento, entregó al animal depredador un cachorro de perro que pertenecía a su hijo.

El acusado explicó que en su opinión la muerte de la cría era inminente, pues llevaba días sin comer. Contó que un granjero de la zona se lo había entregado a su hijo, Mario Croslan. Con el paso de los días, se percataron de que el can mostraba un comportamiento anómalo. Parecía muy enfermo y no quería comer, así que pensaron que había heredado la enfermedad de su madre, según relató el medio local East Idaho News.

Robert Crosland alimenta a la tortuga mordedora en el aula de la escuela (Foto: change.org)
Robert Crosland alimenta a la tortuga mordedora en el aula de la escuela (Foto: change.org)

"Yo realmente pensé que estaba haciendo lo correcto poniendo fin a su dolor" dijo Croslan en una entrevista grabada y reproducida en los dos días que duró el juicio.

Por el mal estado de salud del can, el docente creyó que era buena idea alimentar con él a alguno de los animales salvajes de su clase. El incidente se produjo una vez finalizado el horario escolar. Aún se encontraban tres alumnos en el aula.

Según la declaración de los estudiantes, Crosland intentó primero dar el cachorro a una pitón. Sin embargo, la serpiente no quiso engullir al perro, por lo que probó a alimentar a su tortuga satán.

La mordida letal de esta especie de reptil carnívora la llevó a apodarla "tortuga satán". Llega a medir medio metro y se alimenta de aves, peces, anfibios, pequeños mamíferos y moluscos.

Jill Parrish, activista medioambiental y ex alumno de la escuela, afirmó que en el momento del suceso, el cachorro estaba vivo y que los alumnos pudieron escuchar sus alaridos mientras la tortuga lo devoraba.

A pesar de estas afirmaciones, los tres estudiantes que asistieron la escena declararon en el juicio que no les supuso ningún problema que Croslan alimentase a la tortuga con la cría de perro.

Después de conocerse el veredicto del jurado, el docente agradeció a la comunidad las muestras de apoyo recibidas.

El incidente llevó al Departamento Estatal de Agricultura de Idaho a decomisar el ejemplar de reptil, que fue sacrificado al ser considerado una especie invasiva en la región, y al carecer el docente de los permisos necesarios para su tenencia.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: