Madre sustituta se negó a abortar a bebé con defecto en el corazón

Stephanie Levesque ya había sido madres sustituta en dos ocasiones anteriores, sin embargo esta tercera vez le cambio la vida al negarse a abortar al bebé con defecto congénito en el corazón Foto: Facebook
Stephanie Levesque ya había sido madres sustituta en dos ocasiones anteriores, sin embargo esta tercera vez le cambio la vida al negarse a abortar al bebé con defecto congénito en el corazón Foto: Facebook

Era la tercera y última vez que Stephanie Levesque rentaba su vientre para que una feliz pareja pudiera convertirse en padres, sin embargo cuando los padres le exigieron abortar debido a que el bebé que gestaba tenía un problema cardíaco, ella se negó a hacerlo.

Y es que la historia se complicó porque los padres biológicos eran su hermana y cuñado, aún así sus creencias no le permitieron deshacerse del bebé, aunque físicamente tuviera un problema congénito.

Madre de dos gemelas, había sentido junto con ellas los latidos de ese bebé que ya no era esperado al saber de su problema, sin embargo no pudo y no quiso deshacerse de él, desafió las leyes y se negó a abortar, aunque esta desición rompiera el equilibrio familiar.

Levesque es una agente de bienes raíces de Texas, ya había rentado su vientre para ser madre sustituta otras dos veces y ambos casos fueron exitosos embarazos, sin complicaciones.

En la semana 16 de su embarazo, los médicos revelaron tristemente que el bebé sufría un defecto cardíaco grave.

Antes de saber esto, ella tenía una relación familiar muy cordial con los padres biológicos, sin embargo cuando ellos le exigieron abortar, se negó y se comenzó el problema.

Dio a luz al bebé apenas unos días antes de navidad el 21 de diciembre de 2017 en el Medical City Women's Hospital en Dallas.

Las enfermeras le permitieron apenas una rápida mirada al niño que llevaba en su vientre durante nueve meses, pero después se lo retiraron para darlo a The Neonatal Intensive Care Unit (NICU), que se traduce como unidad de cuidados intensivos neonatales.

Hasta el día de hoy no sabe su paradero, no sabe si los padres se quedaron con él o tan siquiera lo operaron para corregir su problema cardíaco.

Por lo que hizo un llamado a los medios y legisladores, con la esperanza de revisar las leyes de subrogación y presionar por contratos más estrictos que aboguen por bebés con este tipo de problemas.

La mujer se mantuvo cerca de las familias de los otros dos bebés. Llamó a los tres embarazos el "regalo más hermoso" que existe y no entiende cómo los padres pueden no querer a un hijo "sea como sea".

Aparte de su cruzada legal, la madre de dos también está en el proceso de escribir un libro sobre su viaje de subrogación, que considera, no ha terminado hasta ayudar a que se estipule por escrito el posible futuro de bebés con este tipo de problemas.

MÁS DE ESTE TEMA:

Una amiga les prestó el vientre y tuvieron un hijo: ahora la Justicia dice que la madre es ella 

Autorizaron el primer caso de maternidad subrogada antes del embarazo 

Ella firmó para ser una madre subrogada pero, involuntariamente, regaló a su propio hijo