El general James Mattis, secretario de Defensa (Reuters)
El general James Mattis, secretario de Defensa (Reuters)

Estados Unidos ha cedido terreno en su liderazgo militar mundial a niveles peligrosos y podría perder en una eventual guerra con Rusia o China, según advirtió un informe del Congreso publicado este miércoles que realizó una evaluación sobre la estrategia de seguridad del gobierno de Donald Trump.

El informe, elaborado por miembros de ambos partidos del Comité de Estrategia de Defensa Nacional, consideró que las Fuerzas Armadas estadounidenses no están invirtiendo lo suficiente ni avanzando a la velocidad necesaria para cumplir con el objetivo de mantener la supremacía de Washington con respecto a Beijing y Moscú.

EEUU podría sufrir para ganar, o tal vez perder, una guerra contra China o Rusia

Hasta 2017, según datos del prestigioso Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo, Estados Unidos se mantiene como el país que más gasta en asuntos militares, con un estimado de USD 609 mil millones, cifra que casi triplica a la de China, el segundo país, con USD 228 mil millones. Rusia, superada por Arabia Saudita, está en el cuarto lugar con USD 66 mil millones anuales. Para este año, el presupuesto norteamericano es aún mayor, con USD 716 mil millones asignados.

De todas formas, el informe pidió elevar el gasto del sector y pintó un panorama pesimista ante una eventual guerra: "EEUU podría sufrir inaceptables altas bajas y la pérdida de grandes activos en su próximo conflicto. Podría sufrir para ganar, o tal vez perder, una guerra contra China o Rusia", señalaron los autores. En ese sentido, indicaron que el Pentágono estaría particularmente en riesgo si se ve obligado a combatir en dos frentes en simultáneo.

Xi Jinping, Donald Trump, Vladimir Putin
Xi Jinping, Donald Trump, Vladimir Putin

Los expertos, tras revisar documentos clasificados y entrevistar a altos funcionarios, señalaron que el tablero militar ha girado en contra de Estados Unidos en zonas como Europa, Asia y Medio Oriente, lo que afecta la confianza de los aliados de la Casa Blanca en estas regiones y aumentan la posibilidad de un conflicto.

"Rusia y China han aprendido de lo que hicimos, de nuestro éxito. Mientras hemos estado desplegando otro tipo de guerra, ellos se han estado preparando aun nivel en el que no hemos estado en mucho tiempo", alertó Eric Edelman, uno de los autores del informe que fue funcionario del Pentágono durante la administración Bush. Según consideró, el informe contrasta las consecuencias de haber ignorado las advertencias sobre la erosión del poder militar estadounidense.

Más innovación y armas nucleares

El comité consignó una lista de 32 recomendaciones al gobierno estadounidense, en la que urgió al Pentágono que explique con claridad cómo piensa hacer frente a los principales rivales. Sin apuntar a funcionarios en particular, cuestionó la actual estrategia por realizar "suposiciones cuestionables", "débiles análisis" y no responder a preguntas fundamentales.

El documento instó a una modernización del arsenal nuclear, así como el desarrollo de misiles adicionales y renovar la defensa aérea.

Donald Trump junto a Jim Mattis y Joseph Dunford, general de los Marines y presidente del Estado Mayor Conjunto (Reuters)
Donald Trump junto a Jim Mattis y Joseph Dunford, general de los Marines y presidente del Estado Mayor Conjunto (Reuters)

También, el informe hizo un hincapié en la necesidad de innovar en el sector, indicando que la actual postura del Pentágono ha incurrido en pocos riesgos. En ese sentido, señaló que es necesario apoyar programas pilotos que investiguen tecnologías de punta para lograr avances que otorguen una ventaja decisiva con respecto a las fuerzas enemigas.

Además, apuntaron sugerencias específicas para cada rama militar, buscando contrarrestar los avances de Rusia y China:

-La Marina debería expandir su flota submarina y los buques de alta capacidad
-La Fuerza Aérea tendría que sumar plataformas de reconocimiento y cazas furtivos de largo alcance
-El Ejército debe contar con más armamentos, misiles de precisión de largo alcance y equipos de defensa aérea, así como fuerzas de logística

 
Aún quedan 9.800 soldados estadounidenses en Afganistán
Aún quedan 9.800 soldados estadounidenses en Afganistán

Dificultades a la vista

No se prevé que estos lineamientos sean adoptados fácilmente por la administración de Donald Trump, más aún ante la reciente pérdida del control de la Cámara de Representantes, ahora en manos de la oposición.

No solo el Partido Demócrata ha pedido una reducción de los gastos en Defensa. John Bolton, asesor del presidente en Seguridad Nacional, admitió que no espera incrementos en el sector.

La Casa Blanca logró aumentar el presupuesto realizando recortes en otros sectores, pero voces críticas del Partido Republicano reclaman una reducción del alto déficit estatal, una de las históricas demandas conservadoras.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: