Mexico Beach tras el paso del huracán Michael (Reuters)
Mexico Beach tras el paso del huracán Michael (Reuters)

Más de 1.000 personas aún siguen desaparecidas una semana después de que el huracán Michael provocó estragos en la región de Florida conocida como "Pandhandle", donde dejó al menos 27 muertos.

Centenares de voluntarios de la organización CrowdSource Rescue, con sede en Houston, buscaban a más de 1.135 personas en Florida que perdieron el contacto con sus amigos y familiares, dijo el cofundador de CrowdSource Rescue, Matthew Marchetti.

Funcionarios de Florida no han entregado una cifra sobre cuántas personas están consideradas como desaparecidas. Los desaparecidos podrían estar con vecinos y no se presume necesariamente que hayan muerto.

Una mujer frente al resto de su vivienda en Panama City (Raedle/Getty Images/AFP)
Una mujer frente al resto de su vivienda en Panama City (Raedle/Getty Images/AFP)

Escombros y árboles y tendido eléctrico caídos han obstaculizado el acceso hacia las personas atrapadas, pero CrowdSource afirmó que varios de sus reportes de personas desaparecidas se debían a cortes generalizados de electricidad y líneas telefónicas.

La cifra de muertos incluye a 17 personas en Florida, una en Georgia, tres en Carolina del Norte y seis en Virginia, según un conteo de reportes oficiales. Funcionarios dijeron que forenses estaban determinando si otras cuatro muertes en Florida se debían a la tormenta.

Michael llegó a la costa del noroeste de Florida el miércoles de la semana pasada con vientos máximos sostenidos de 250 kilómetros por hora y provocó marejadas que derrumbaron casas.

Según el gobernador, tras el paso de Michael, parte de la Florida parece zona de guerra (Reuters)
Según el gobernador, tras el paso de Michael, parte de la Florida parece zona de guerra (Reuters)

En Mexico Beach, una zona afectada directamente por el huracán, el número de desaparecidos bajó a tres el martes, dijo Rex Putnal, un concejal de la ciudad. Un día antes, había más de 30 desaparecidos. El poblado de 1.200 residentes había informado de dos muertes el lunes.

Casi 163.000 casas y tiendas comerciales permanecían sin energía eléctrica en el sudeste de Estados Unidos y residentes de las ciudades costeras afectadas se veían forzados a cocinar en fogatas o parrillas.

Al menos un 80 por ciento de los clientes en tres condados principalmente rurales de la región del Panhandle no tenían energía eléctrica el martes y funcionarios dijeron que podrían pasar semanas antes de que la electricidad llegue a algunos hogares.

Con información de Reuters

MÁS SOBRE ESTE TEMA: