Cómo está Boston a casi tres años del masivo operativo policial contra la Mara Salvatrucha

Unos 60 miembros de la facción local de la MS-13 fueron detenidos en 2016 con numerosas armas en un suburbio de la ciudad estadounidense, y desde entonces el delito se ha reducido en la región. Pero los criminales con raíces centroamericanas podrían estar recuperando su fuerza

Machetes y pistolas requisadas a los miembros de la MS-13 en East Boston (AP)
Machetes y pistolas requisadas a los miembros de la MS-13 en East Boston (AP)

Un amplio operativo policial realizado hace tres años contra la pandilla de raíces centroamericanas MS-13 ha traído cierta paz y tranquilidad a East Boston (Este de Boston), una comunidad estadounidense que hace cuatro años se vio estremecida por una serie de asesinatos perpetrados por miembros de la agrupación.

Frente a la estación de policía local, todos los jueves a la tarde se organiza una marcha para conmemorar los hechos de hace cuatro años. Una docena de vecinos, policías y líderes religiosos recorren la vecindad repartiendo pulseras y panfletos que dicen "Los jóvenes son el futuro" y "Juntos por la paz".

Las marchas semanales, que ahora han concluido debido al fin del verano, sirven de recordatorio de una época más sombría y también como actividad para estrechar la confianza entre los vecinos y los policías de East Boston, dijo Sandra Aleman-Nijjar, una salvadoreña que organiza las marchas.

"Queremos que las familias que han sido directamente impactadas por esta violencia sepan que estamos con ellas", dijo Aleman-Nijjar. "Seguimos pensando en ellas", agregó.

Los policías y los líderes comunitarios de East Boston y sus comunidades aledañas atribuyen la calma reciente a un caso que está siendo procesado por los tribunales.

Fue en enero de 2016 que las autoridades detuvieron a unos 60 miembros de la MS-13, también conocida como Mara Salvatrucha, en lo, que según dicen, es el golpe más duro asestado hasta ahora contra la pandilla nacida en Los Ángeles entre expatriados de El Salvador y luego expandió por todo Centroamérica y América del Norte. La mayoría de los que aguardan juicio tendrán su audiencia en los tribunales este mes.

La pandilla Ms-13, o Mara Salvatrucha, cuyos miembros se diferencian por medio de los tatuajes, surgió en Los Ángeles entre expatriados salvadoreños y se expandió en toda la región
La pandilla Ms-13, o Mara Salvatrucha, cuyos miembros se diferencian por medio de los tatuajes, surgió en Los Ángeles entre expatriados salvadoreños y se expandió en toda la región

Cuando ocurrió el operativo, las autoridades calcularon que desmantelaron una tercera parte de la presencia de la MS-13 en Massachusetts y que capturaron a los cabecillas del ala oriental de la pandilla, que tenía facciones en Houston (Texas), Ohio, Nueva Jersey, Nueva York, Virginia, Maryland y Carolina del Norte.

El secretario de Justicia Jeff Sessions alabó el operativo policial, que ocurrió bajo la presidencia de Barack Obama, como ejemplo de la necesidad de tomar medidas contra la inmigración ilegal. Todos menos tres de los capturados serán deportados después de cumplir sus penas de cárcel, y hasta la fecha, 49 ya han sido condenados con penas de entre 15 años y cadena perpetua.

Entre los crímenes por los que han sido acusados se encuentra asesinato, distribución de drogas, robo y extorsión, de acuerdo con datos de la Fiscalía. La Operación Mean Streets (Calles peligrosas) se valió del trabajo de un informante que fue chófer de los pandilleros, y a casi tres años de su ejecución, redujo considerablemente los asesinatos en la ciudad.

Hasta la fecha, 49 de los 60 miembros de la MS-13 detenidos en 2016 han recibido condenas de entre 15 años y cadena perpetua
Hasta la fecha, 49 de los 60 miembros de la MS-13 detenidos en 2016 han recibido condenas de entre 15 años y cadena perpetua

Las autoridades, sin embargo, temen que la MS-13 esté volviendo a reclutar jóvenes a través de las redes sociales para resurgir, advirtió la policía de Boston. "Sabemos que la violencia puede ocurrir en cualquier momento", dijo el superintendente de esa fuerza, Gerard Bailey.

Al respecto, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, se ha referido numerosas veces a la MS-13, calificándola de una amenaza a la seguridad nacional que se nutre de la inmigración ilegal.

(Con información de AP)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: