Rod Rosenstein (Reuters)
Rod Rosenstein (Reuters)

El "número 2" del Departamento de Justicia, Rod Rosenstein, encargado de supervisar las investigaciones sobre la trama rusa y con poder para despedir a Robert Mueller, se reunirá este jueves con el presidente Donald Trump, tras una jornada de intensos rumores de renuncia y despido.

El funcionario llegó  este lunes a la Casa Blanca, luego de que el portal Axios señale que ya había manifestado verbalmente al jefe de gabinete, John Kelly, su decisión de dejar el cargo antes de ser despedido por Donald Trump. Posteriormente, Reuters desmintió esta versión, según una fuente cercana, que admitió que Rosenstein contempló la posibilidad.

Otras publicaciones, como la cadena CNN o el periódico The Wall Street Journal, apuntaron que el vicefiscal general se dirigió a la sede del gobierno dispuesto a para ser despedido, a pesar de que Trump se encuentra en Nueva York, donde está para participar en la Asamblea General de la ONU.

Posteriormente, la Casa Blanca informó que el mandatario se reunirá el jueves con Rosenstein.

En los últimos días, reportes de prensa señalaron que Rosenstein propuso en 2017 grabar en secreto a Trump en la Casa Blanca y sugirió a miembros del Gobierno aplicar la Enmienda 25, un proceso constitucional de destitución del presidente, al sentirse traicionado por la utilización de un informe suyo como argumento para despedir a James Comey, ex jefe del FBI.

Después de que se revelase la presunta intención del vicefiscal general, Trump amenazó con efectuar más despidos dentro del Departamento de Justicia y el FBI. Sin embargo, trascendió que sus asesores le urgieron que no tome medidas drásticas, ya que podría ser tomado como una obstrucción a la justicia por los investigadores, en el marco de los constantes ataques del presidente a la pesquisa sobre la trama rusa.

Donald Trump, Robert Mueller
Donald Trump, Robert Mueller

Rosenstein no tardó en responder a la afirmación y emitió un comunicado en el que tachó la información de "imprecisa" e "incorrecta".

El funcionario ha sido fuertemente criticado por el presidente por cómo ha gestionado la supervisión de las investigaciones de Robert Mueller, el fiscal especial de la trama rusa sobre supuestos contactos de la campaña de Trump con el Kremlin en las elecciones de 2016.

Además, el presidente también se ha negado a confirmar o negar los rumores que apuntan a que planea despedir, después de las elecciones, al propio fiscal general, Jeff Sessions, a quien reclama haberse recusado de la investigación encabezada por Mueller.

El hipotético abandono de Rosenstein, que sería el encargado de un posible despido a Mueller, llega en un momento en el que la investigación parece avanzar significativamente tras conseguir la cooperación del ex jefe de campaña de Trump, Paul Manafort, y haber terminado de explotar la colaboración con tres de los imputados.

(Con información de EFE)