Christine Blasey Ford, una profesora de la Universidad de Palo Alto, asegura haber sido atacada por Brett Kavanaugh en Maryland en la década del 80.
Christine Blasey Ford, una profesora de la Universidad de Palo Alto, asegura haber sido atacada por Brett Kavanaugh en Maryland en la década del 80.

El presidente de la Comisión de Asuntos Jurídicos del Senado rechazó el viernes las concesiones solicitadas por Christine Blasey Ford para aceptar testificar sobre las acusaciones de que el juez Kavanaugh la atacó sexualmente cuando eran adolescentes, y amenazó con realizar una votación el lunes sobre la nominación del juez a la Corte Suprema si no hay pronto un acuerdo.

Minutos antes de las 10 de noche, la hora fijada por el senador Chuck Grassley para recibir una respuesta, una abogada de Ford pidió un día más para decidir.

La abogada Debra Katz dijo que la hora límite impuesta por Grassley tiene "el único propósito de presionar a la doctora Ford y de privarla de la posibilidad de tomar una decisión considerada que tiene implicaciones que pueden alterar su vida y la de su familia".

Las maniobras dejan en duda si Ford, una profesora de psicología de California, comparecerá ante la comisión presidida por republicanos y relatará a los legisladores y al país sus afirmaciones de que Kavanaugh la sometió en la cama, le tapó la boca y trató de quitarle la ropa cuando ambos eran adolescentes en la década de 1980.

El presidente Donald Trump presentó la nominación de Kavanaugh el 9 de julio (Reuters)
El presidente Donald Trump presentó la nominación de Kavanaugh el 9 de julio (Reuters)

Grassley rechazó la petición de que únicamente senadores, y no abogados, pudieran hacer preguntas. Los 11 republicanos de la comisión _todos varones_ han estado buscando una abogada externa para interrogar a Ford, conscientes de la impresión que podría tener en un año electoral el hecho de que un grupo de hombres cuestione las acusaciones de una mujer sobre un ataque sexual.

El senador también rechazó la propuesta de que Ford testifique después de Kavanaugh, una posición que los abogados consideran ventajosa porque les da la oportunidad de refutar acusaciones.

"No estamos dispuestos a cumplir sus irrazonables demandas", dijo Grassley en un comunicado escrito.

La postura de Grassley subraya el deseo del presidente Donald Trump y de la dirigencia republicana de llevar a Kavanaugh, de 53 años, a la Corte Suprema antes de que comience el nuevo periodo de sesiones el 1 de octubre y antes de las elecciones de noviembre, cuando los demócratas intentarán tomar el control del Congreso.

Con información de AFP

MÁS SOBRE ESTE TEMA: