American Express podría haber realizado estas prácticas desde 2004 hasta comienzos de 2018.
American Express podría haber realizado estas prácticas desde 2004 hasta comienzos de 2018.

La Oficina Federal de Investigaciones (FBI) de los Estados Unidos investiga a American Express para establecer "si el departamento de pagos internacionales en divisas tergiversó los valores ante los clientes, para captar sus negocios", informó The Wall Street Journal (WSJ), medio que había denunciado el caso en julio de 2018. Las acciones de la compañía de tarjetas de crédito bajaron un 1,4% en la bolsa de valores de Nueva York como consecuencia del anuncio.

La investigación del FBI se encuentra en su fase inicial, de recolección de datos y le ha enviado una lista de preguntas a American Express.

También la firma comenzó una investigación interna cuando se conocieron las acusaciones de que la unidad que se ocupa de las transacciones en monedas extranjeras "había obtenido clientes con ofertas de tasas de conversión bajas, antes de subir los precios sin anunciarlo". Como parte de la indagación, AmEx solicitó a sus empleados que eviten borrar sus correos electrónicos.

Al conocerse la investigación del FBI, las acciones de AmEx bajaron un 1,4% en Wall Street.
Al conocerse la investigación del FBI, las acciones de AmEx bajaron un 1,4% en Wall Street.

"El departamento de pagos internacionales en divisas rutinariamente aumenta las tasas de conversión sin notificar a los clientes en un intento de aumentar las ganancias y las comisiones de los empleados", había explicado WSJ en julio. "La práctica, generalizada en el área de divisas, ocurrió hasta comienzos de este año y se retrotrae hasta al menos 2004". En general, las ofertas bajas seguidas se aumento se dedicaban a las empresas pequeñas y medianas.

Los agentes de ventas les acercaban a sus clientes potenciales ofertas que mejoraban los precios que ellos pagaban a los bancos u otras instituciones financieras para cambiar moneda y enviar dinero a exterior. "Los agentes no informaban a los clientes que el margen, un sobreprecio que AmEx agrega a la tasa de base para el cambio de divisas, estaba sujeto a aumento sin aviso", agregó WSJ.

El posible problema se conoció en julio, y la empresa también lo investiga internamente.
El posible problema se conoció en julio, y la empresa también lo investiga internamente.

También la Oficina de Contralor de la Moneda (OCC) indaga en las prácticas que la empresa empleó para revelar los precios a sus clientes, incluidos detalles como qué se les informaba a los que todavía no lo eran sobre los aumentos potenciales de las tasas y quiénes conocían los procedimientos dentro de la compañía.

AmEx prefirió no hacer comentarios a WSJ sobre los trabajos del FBI y la OCC.