El insólito audio de un hombre en apuros que llamó al 911 para decir que los policías que lo ayudaron eran idiotas

Insultar a alguien llamándole idiota puede traer problemas.

Pero llamar a una línea de emergencia para agredir a la policía diciéndole idiota después que te sacaron de un restaurante por desorden público bajo intoxicación…

Sobre todo si los agentes fueron comprensivos y llamaron un taxi dos veces para que te llevara a casa.

El reporte del arresto, enviado a Infobae por el Departamento de Policía del Condado de Monroe, que abarca los cayos del sur de la Florida.
El reporte del arresto, enviado a Infobae por el Departamento de Policía del Condado de Monroe, que abarca los cayos del sur de la Florida.

Los empleados del restaurante Marathon Ale House, de los cayos del sur de la Florida, expulsaron del lugar a Gary Krishan, de 56 años y residente en Chicago, porque la borrachera le había dado por molestar a los demás clientes, según un reporte de la policía del Condado de Monroe.

Cuando el agente Hradecky llegó poco después de la medianoche a Marathon Ale House, Krishan se dirigió a él y al agente Walraven, según describe el reporte policial, con esta frase: "¿Que c… está pasando?".

Walraven ya le había llamado un taxi, que lo recogió allí y lo devolvió al lugar porque el hombre se puso violento con el taxista.

Gary Krishan fue arrestado después que los empleados de este restaurante de Cayo Maratón, en el sur de la Florida, lo expulsaran por desorden público la madrugada del 22 de julio.
Gary Krishan fue arrestado después que los empleados de este restaurante de Cayo Maratón, en el sur de la Florida, lo expulsaran por desorden público la madrugada del 22 de julio.

A solicitud de los empleados del comercio, los dos policías le dijeron a Krishan que estaba cometiendo una violación, y en respuesta los amenazó: "Yo soy millonario, tengo tres propiedades en Cocoplum [un barrio de casas de lujo en Miami], los voy a demandar a todos".

Varias veces le dijeron que saliera de la propiedad o sería arrestado. Entonces avanzó unos pasos hasta la acera, dijo que ya no estaba en la propiedad y les gritó: "Vengan y arréstenme, váyanse al c…".

Y siguió caminando por la acera mientras gritaba obscenidades, indica el reporte.

Pero la cosa no terminó ahí.

A la 1:10 de la madrugada, Krishan llamó al número de emergencia, el 911, para que los policías lo llevaran a su casa.

Los dos agentes, Hradecky y Walraven, se encontraron con él en la calle 69 de Cayo Maratón, dice el informe policial, y le preguntaron si tenía dinero para un taxi. La respuesta de Krishan fue: "Tengo dinero suficiente para comprar tu auto".

Walraven llamó un taxi y 30 segundos después Krishan le dijo que lo cancelara.

Fue entonces cuando el agente Hradecky le advirtió al hombre que si volvía a llamar al 911 por cualquier razón ajena a una emergencia podía ser arrestado.

Eran las 2:25 de la madrugada cuando Krishan llamó al 911 y le dijo a la operadora que unos "policías idiotas" estaban persiguiendo el Uber en el que viajaba y que iba a demandar a la Oficina del Sheriff, añade el informe policial.

Minutos después los dos agentes se encontraron con él en la calle 99, y Hradecky lo puso bajo arresto. De allí lo llevaron a la sub estación policial de Cayo Maratón, desde donde sería trasladado a una cárcel, de acuerdo con el reporte.

MÁS SOBRE ESTOS TEMAS: