El fuerte llanto de un bebé a la hora de ser parido por su madre suele ser un signo de salud pero el estridente sonido puede convertirse, con el correr de los meses, en una pesadilla para aquellos padres que quieran conciliar el sueño ante la completa indiferencia del infante en cuestión.

Más allá de las esperables molestias que puedan representar para la vida diaria, los llantos podrían indicar mucho más que una necesidad de alimentarse o cambiar el pañal. Un nuevo estudio publicado en la revista Biology Letters asegura que el lloriqueo de los bebés podría dar pistas sobre cómo será la voz adulta de los lactantes.

Al parecer, el sonido del llanto de un bebé de 4 meses sería un adelanto del tono que usarán de niños para pedir un juguete o incluso representaría un indicio de cómo sonarán cuando hagan algún reclamo a sus padres de adolescentes.

El estudio evaluó a un grupo de bebés de entre 2 y 5 meses, que fueron grabados mientras lloraban. Cinco años más tarde, los investigadores volvieron a convocarlos y grabaron las distintas conversaciones que tuvieron con los niños.

Sus hallazgos, combinados con información previamente recopilada en el tema, revelaron que es posible anticipar cómo será la voz del bebé años más tarde y sugirieron que el tono de su voz adulta puede ser rastreado, incluso, hasta su proceso de gestación. Los científicos mostraron especial interés en los distintos factores que tienen lugar antes del nacimiento que podrían tener consecuencias directas en los bebés, tiempo más tarde.

"En el útero, tienes muchas cosas diferentes que pueden alterar o impactar tu vida, no sólo como un bebé sino también en la etapa de adulto" dijo al periódico The New York Times Nicolas Mathevon, uno de los autores del estudio.

El NYT también habló con Carolyn Hodges, una profesora de antropología de la Universidad de Boston que no estuvo involucrada en el estudio. Según la experta, a pesar de que el tono de voz de un bebé puede parecer a priori relativamente insignificante, el mismo tiene un impacto real en cómo percibimos a las personas.

El tono de voz es un factor fundamental a la hora de definir, una vez adultos, cuan atractiva o confiable una persona. Pero los motivos por los cuales determinados tonos son considerados menos favorables que otros continúan siendo un misterio.

"No existen muchos estudios que intenten responder a estas preguntas, lo que convierte a esta investigación en una tan interesante" aseguro Hodges, quien además agregó que el mismo "sugiere que las distintas diferencias individuales en el tono de voz podrían tener su origen en el desarrollo temprano".