Los huesos descubiertos en una remota isla del Pacífico pertenecen a Amelia Earhart

Su avión desapareció en el océano Pacífico el 2 de julio de 1937. Nunca se supo qué fue lo que ocurrió con la aventurera piloto que estaba dando la vuelta al mundo
Amelia Earhart desapareció el 2 de julio de 1937 cuando intentaba cruzar el océano Pacífico en su plan para dar la vuelta al mundo (AFP)

Un nuevo estudio científico asegura que los huesos hallados en 1940 en la isla de Nikumaroro, en el Océano Pacífico, pertenecen a Amelia Earhart, la revolucionaria mujer que se atrevió a cruzar el mundo piloteando su propio avión. Su desaparición, en 1937, representó uno de los mayores misterios de la aviación hasta nuestros días.

Esos huesos, hallados durante una expedición a esa remota isla en 1940, fueron descartados en 1941 como los restos de  Earhart porque los estudios forenses de entonces determinaron que se trataban de los huesos de un hombre. Fueron encontrados por una expedición británica quien luego de hallar un cráneo, decidieron continuar con la búsqueda. En su rastrillaje recolectaron más huesos y un zapato muy estropeado que aparentaba ser de una mujer. También una botella de Benedictine y una caja de navegación de la Marina de los Estados Unidos.

Amelia Earhart con su navegante, Fred Noonan, en una fotografía tomada poco antes de su desaparición (AP)

Pero un estudio encabezado por el profesor Richard L. Jantz de la Universidad de Tennessee, volvió sobre esa pista que había sido descartada hace 77 años. Esos huesos fueron un enigma para los investigadores que dedicaron horas de trabajo a saber qué ocurrió con la aventurera mujer. Y en un principio se especuló con que Earhart podría haber muerto como una náufraga en aquella isla luego de que su avión se estrellara.

No convencido con la versión oficial de que los restos pertenecían a un hombre, Jantz lideró el nuevo estudio al que llamó Amelia Earhart y los huesos de Nikumaroro. Según el profesor de Tennessee las técnicas usadas en los años 40 para estudiar los huesos eran bastante precarias.

Fue así que el académico utilizó un programa –Fordisc– por el cual podría comparar los huesos de Earhart y los 13 huesos que se habían encontrado en la expedición británica. Para establecer la fisionomía de los pertenecientes a la aviadora, analizó de manera digital decenas de fotografías de la mujer. Fordisc es uno de los programas más utilizados por los antropólogos en todo el mundo, según publicó The Washington Post.

La conclusión que sacó Jantz es que las medidas de los restos coincidían con los de la aventurera mujer en un 99 por ciento. "En el caso de los huesos de Nikumaroro la única persona documentada a la que podrían pertenecer es a Amelia Earhart", señaló el profesor.

El estudio coincide con el hecho por Ric Gillespie, director del Grupo Internacional para la Recuperación de la Historia de la Aviación (TIGHAR, por sus siglas en inglés). Fue en 1998 cuando realizaron el estudio que determinó que los huesos hallados en la isla del Pacífico habían formado el cuerpo de una mujer de descendencia europea y que medía bastantes centímetros más del promedio de las mujeres.

Otra de las teorías que rodearon la desaparición de Amelia Earhart era más espectacular y tenía que ver con la Segunda Guerra Mundial. Se basaba en una fotografía que mostraba tanto a la aviadora como a su navegador, Fred Noonan, en Jaluit Harbor, en las Islas Marshall. Supuestamente, ambos fueron capturados por los japoneses y ejecutados como espías. Pero Japón descartó la historia asegurando que esa imagen había sido tomada en 1935, dos años antes de la desaparición de ambos.

Supuestamente, la mujer de remera blanca, sentada sobre el muelle y de espaldas era Amelia Earhart. El gobierno japonés lo negó mostrando esta prueba de la fotografía original, de 1935, dos años antes de su desaparición
La fotografía original, disponible en Biblioteca Nacional de la Dieta de Japón, tiene fecha y fue tomada en el atolón de Jaluit en 1935

Sin embargo, todas las evidencias apuntan a un solo lugar: la remota isla de Nikumaroro, donde el 2 de julio de 1937 su avión desapareció y nunca más hizo contacto de radio. Earhart ya había hecho historia. A partir de ese momento se transformaría en leyenda. Una leyenda misteriosa que parece haber encontrado su última verdad.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Últimas noticias

Mas Noticias