Pheramor se presenta como la primera app que combina ciencia genética y tecnología para formar parejas.
Pheramor se presenta como la primera app que combina ciencia genética y tecnología para formar parejas.

Para quienes creen que encontrar el amor es una tarea en extremo compleja, un poco de ayuda de la ciencia no puede venir mal. Y desde el 28 de febrero funciona —por ahora, sólo en el área de Houston, Texas, en los Estados Unidos— una nueva aplicación de citas que utiliza un examen de ADN de los usuarios para armar parejas.

"Actualmente las apps de citas equivalen a usar una enciclopedia para hacer un ensayo, mientras que nosotros somos como Google", dijo a ABC la cofundadora y directora científica de Pheramor, Brittany Barreto. Ella concretó la idea de esta empresa con Asma Mirza, otra genetista. Eligieron lanzar el producto en Houston porque en este momento concentra la mayor cantidad de personas que usan Tinder, Happn, okCupid y demás aplicaciones para encuentros.

Barreto y Mirza explicaron que hay 11 genes que tienen influencia en el fenómeno de la atracción humana. Pheramor procesa muestras de ADN (tomadas simplemente, con un hisopo, del interior de las mejillas) para cruzar a los usuarios sobre la base de sus feromonas, los químicos que produce el cuerpo que pueden causar atracción. Esos datos se combinan con la información de las cuentas de redes sociales de las personas.

La app Pheramor funciona por ahora solamente en Houston, Texas: el lugar se eligió por la gran densidad de usuarios de aplicaciones de citas.
La app Pheramor funciona por ahora solamente en Houston, Texas: el lugar se eligió por la gran densidad de usuarios de aplicaciones de citas.

Luego de descargar la app, se envía la muestra de ADN, cuyos resultados se almacenan en un servidor y se miden en relación a otras personas en la zona. También se puede agregar información personal como género, intereses personales y hasta lo que se desea o busca en una pareja.

"El ADN no engaña", dijo Mirza. "No se puede mentir sobre la propia genética".

Esos 11 genes, detalló Barreto, codifican las proteínas vinculadas al sistema inmunológico, que en sí son las que pueden marcar una tendencia a la atracción. "A mayor diversidad, más probabilidad de atracción mutua", explicó. "Lo que hacemos es, literalmente, cuantificar el amor a primera vista y la compatibilidad al estudiar esas feromonas y el sistema inmunológico y estimar si, en caso de entrar a una sala, alguien se sentiría atraído por otra persona que esté allí".

La primera app que utiliza información genética para sugerir compatibilidad de parejas enfrenta cuestionamientos de defensores de la privacidad. (Getty Images)
La primera app que utiliza información genética para sugerir compatibilidad de parejas enfrenta cuestionamientos de defensores de la privacidad. (Getty Images)

Como recibieron críticas por el riesgo de afectar la privacidad que presenta su app, las científicas aclararon en el sitio: "No estudiamos el genoma entero de una persona. Esto significa que no estudiamos genes asociados con enfermedad, etnia, color del pelo, altura, etc.; nada que no sea la atracción". El nombre de los usuarios no se comparte con el laboratorio que procesa las muestras, que sólo recibe códigos. Además, las sobras del ADN enviado se destruyen.

El costo de la membresía es de USD 19,99 iniciales más USD 10 mensuales. Y, según Wired, el negocio —al que ya han hecho exitoso miles de habitantes de Houston— va acrecer: "En pocos meses la empresa sacará una nueva herramienta, llamada Segunda Cita, que registrará la ubicación de los usuarios para saber si se encuentran con alguno de sus pares compatibles. La app presentará una encuesta para saber qué tal fue la cita. Si las dos partes responden positivamente, sugerirá que vuelvan a encontrarse".

MÁS SOBRE ESTE TEMA: