Michael Reynolds, de 33 años, se acercó a la ventana del bar Hottie Shots Espresso, ubicado en Kent, Washington, y pidió un café. Eran las 4.45 AM y no había nadie alrededor.

El momento en que el delincuente ingresa por la ventana
El momento en que el delincuente ingresa por la ventana

Madeline Guinto, la barista de 30 años, se dio vuelta, caminó hasta la cafetera y empezó a preparar el pedido. Reynolds, que había cumplido en septiembre una condena a diez años de cárcel por robo agravado, aprovechó la distracción para atacar.

El hombre la arrinconó y la amenazó con un cuchillo
El hombre la arrinconó y la amenazó con un cuchillo

El hombre corrió el bote de las propinas y saltó a través de la ventana. Cuando se dio vuelta, Guinto lo tenía encima.

LEA MÁS:

El agresor la amenazó con un cuchillo y le exigió que apague las luces del establecimiento. Luego la forzó a pararse y a salir a la calle.

Luego se la llevó por el mismo lugar por el cual entró
Luego se la llevó por el mismo lugar por el cual entró

La barista le contó a la Policía que la arrastró hasta un callejón y que allí intentó violarla. Afortunadamente, antes de que pudiera avanzar, el atacante vio que un automovilista se acercaba y huyó. La mujer salió ilesa, con apenas unos rasguños.

Madeline Guinto, la víctima
Madeline Guinto, la víctima

Las autoridades difundieron el video del ataque para dar con el paradero de Reynolds. Un día necesitaron para arrestarlo.

Michael Reynolds, el agresor
Michael Reynolds, el agresor