La Oficina del Sheriff del Condado de Broward, la misma donde está ubicada la secundaria de la masacre del miércoles, recibió este jueves una llamada de emergencia por posibles disparos en una escuela local, motivo por el cual las instituciones de la zona recibieron alertas para resguardar a los alumnos, aunque todo se trató de una falsa alarma.

En medio de los temores y el nerviosismo por la matanza que dejó 17 víctimas, la cadena CNN confirmó que la delegación policial envió patrullas a la escuela North Broward, ubicada a menos de 10 kilómetros de la secundaria Marjory Stoneman Douglas.

"El Departamento de Policía está viniendo y abriendo las puertas. Están gritando, algunos niños están llorando", narró en Twitter el usuario Matthew Weinstein. Luego, compartió videos en los que se ve a policías revisar las instalaciones y a alumnos con los brazos en alto.

Además, en una grabación, un policía afirmaba que todo apuntaba a que se trataba de una falsa alarma, pero continuaban las investigaciones.

Trascendió que un docente escuchó ruidos fuertes que pensó que podrían haber sido disparos, por lo que llamó a los servicios de emergencia.

LEA MÁS: