Luego del brutal ataque de Stephen Paddock, el hombre que mató a por lo menos 50 personas en Las Vegas, la policía empezó la cacería de su supuesta cómplice.

Las autoridades buscaban a Marilou Danley, una mujer de origen asiático, de 1,50 metros de estatura y unos 50 kilos, que sería la pareja del discreto jubilado que masacró a una multitud durante la última noche de un festival de música en Las Vegas.

El Departamento de la Policía metropolitana de Las Vegas publicó fotografías de ella y de su vehículo a las 5:22 AM del lunes y nuevamente a las 6:37 de la mañana. "Buscamos a esta mujer para interrogarla, por favor llamar al 911 si tiene alguna información", escribió la policía local en las dos oportunidades.

Ella era la compañera de vivienda de Paddock en Mesquite, Nevada desde enero pasado. En su perfil de Facebook, Danley se describe como una "orgullosa madre y abuela que vive la vida al máximo". Y en LinkedIn, asegura ser una "jugadora profesional de las apuestas y el casino" que vive en Reno, Nevada. En sus antecedentes laborales, figura como "anfitriona" del Club Paradise, Atlantis Casino en Reno entre 2010 y 2013, pero no se menciona otro trabajo desde ese año.

Su paradero y su vinculación con Maddock se volvieron un verdadero enigma. Es que, en un principio, las autoridades pensaron que podía ser cómplice del tirador.

Finalmente, y luego de buscarla intensamente, lograron ubicarla y descartaron cualquier vínculo en el episodio. "Los detectives han hablado con ella y no creen que esté involucrada con el tiroteo en el Strip", informó el Departamento de Policía. "Ya no es buscada como una persona de interés".

Según informaciones de la policía, Paddock no tenía ningún antecedente policial ni registro de arresto. Además de contador público, tenía una licencia de piloto y poseía permiso para caza mayor, válido para el territorio de Alaska.

Las informaciones públicas disponibles indican que vivía en una residencia junto a un campo de golf en la pequeña ciudad de Mesquite, cerca de la división de Nevada con Arizona, a unos 130 kilómetros de Las Vegas.

Según la policía, el ataque perpetrado por Paddock dejó un saldo de, por lo menos, 50 personas muertas y más de 500 heridos.

Se trata de una de las peores matanzas registradas en los Estados Unidos en décadas.

LEA MÁS: