Carrie y Nick DeKlyen. La joven madre decidió continuar con su embarazo pese a saber que eso le costaría la vida
Carrie y Nick DeKlyen. La joven madre decidió continuar con su embarazo pese a saber que eso le costaría la vida

En marzo pasado Carrie DeKlyen comenzó a sufrir dolores de cabeza. Eran profundos. Acompañados de ellos, llegaron los vómitos. Tanto ella como Nick, su marido, se preocuparon. No les dijeron nada a sus cinco hijos y decidieron visitar un médico para tratar de determinar qué ocurría en su interior.

Un estudio por imágenes en Wyoming, Michigan donde viven, mostró que en su cerebro podía verse una masa. La conclusión de los estudios finales confirmó lo que para la familia DeKlyen era evidente: cáncer. Los médicos le dieron una luz de esperanza ya que el tumor podía ser tratado. Pero otro estudio fue más sombrío: "glioblastoma". Un mes después fue operada con éxito.

Carrie DeKlyen comenzó a tener fuertes dolores de cabeza y vómitos en marzo. Le diagnosticaron un tumor cerebral. La operaraon con éxito pero regresó en junio, cuando le informaron que además estaba embarazada
Carrie DeKlyen comenzó a tener fuertes dolores de cabeza y vómitos en marzo. Le diagnosticaron un tumor cerebral. La operaraon con éxito pero regresó en junio, cuando le informaron que además estaba embarazada
En marzo la sometieron a una cirugía que tuvo éxito. Pero al poco tiempo el tumor regresó
En marzo la sometieron a una cirugía que tuvo éxito. Pero al poco tiempo el tumor regresó

Apenas celebraron. Es que sabían que el riesgo todavía existía y que con suerte Carrie podría vivir a lo sumo cinco años. Pero hacia finales de junio no una, sino dos noticias volvieron a conmover la vida familiar. El tumor había vuelto a la cabeza de la joven madre de 37 años, pero además ahora estaba embarazada.

Los médicos fueron crudos con ambos padres: o interrumpían el embarazo para poder someter a la mujer a tratamiento de quimioterapia o moriría antes de lo pensado, en pocos meses. Los DeKlyens no lo dudaron y decidieron seguir adelante con la vida de ocho semanas que se desarrollaba en el interior de Carrie.

Carrie DeKlyen tenía 37 años y cinco hijos. Murió tras dar a luz a la sexta, Life Lynn a quien no pudo sostener en brazos. La recién nacida falleció 14 días después
Carrie DeKlyen tenía 37 años y cinco hijos. Murió tras dar a luz a la sexta, Life Lynn a quien no pudo sostener en brazos. La recién nacida falleció 14 días después

Las semanas pasaban y el deterioro de la joven madre era cada vez más acentuado. Con el correr de las horas se la podía ver perder peso. Su estado, además, impedía que el feto creciera normalmente. Hacia mediados de julio, tras intensos dolores en su cabeza y sin que los médicos pudieran hacer algo quirúrgicamente al respecto, Carrie fue llevada de urgencia por Nick al Hospital Universitario de Michigan. A partir de ese día, perdió la consciencia. Su embarazo llevaba apenas 19 semanas, demasiado poco para cesárea.

Durante las semanas que siguieron hasta el 6 de septiembre, un tubo conectado a una máquina la alimentaba y recibía constante oxigenación. Los médicos le informaron a su marido que sería casi imposible que despertara. Y que si lo hacía, era tal el daño cerebral provocado en los últimos días que no reconocería a nadie.

El feto, en tanto, seguía creciendo lentamente, pero no lo suficiente. Tres semanas después de su primera internación, tuvo otro ataque. Esta vez más severo, pero no lo suficiente para matarla. Los médicos debieron remover una parte de su cráneo, contó Nick.

Life Lynn en cuidados intensivos en el Hospital Universitario de Michigan
Life Lynn en cuidados intensivos en el Hospital Universitario de Michigan

Pero hacia el 6 de septiembre, el peso del embrión ya era de 625 gramos, un límite en el cual los médicos aceptaron realizar la cesárea de urgencia, luego de que un monitoreo les indicara que el bebé no estaba moviéndose. Los latidos se sentían tenues, y estaba muy débil.

Fue bautizada Life Lynn DeKlyen. Su madre no pudo tenerla en brazos y su padre apenas pudo tocarla: debió permanecer en un cuidados intensivos. "Fue agridulce. Ella iba a morir. Después del nacimiento, fui a la sala de cirugía y le dije a mi esposa que ya era suficiente. Atravesó muchísimo dolor estos cinco meses. Me senté a su lado todo el tiempo; tomé su mano y la besaba, diciéndole que había hecho bien. Le dije 'te amo, y te veré en el cielo'", dijo Nick a The Detroit News.

Con esta fotografía Nick DeKlyen informó sobre la muerte de Carrie: “Te amo y te veré en el cielo”, le dijo al oído su marido antes de que muriera
Con esta fotografía Nick DeKlyen informó sobre la muerte de Carrie: “Te amo y te veré en el cielo”, le dijo al oído su marido antes de que muriera

El 9 de septiembre, tan solo tres días después del nacimiento de Life Lynn, Carrie murió. "Carrie, te queremos y vamos a extrañarte, pero tu legado vivirá", escribió Nick en un perfil de Facebook hecho para relatar los avances en la enfermedad de la madre y de la pequeña recién nacida.

Pero ayer, luego de 14 días de complicaciones, la niña no soportó más y murió: "Es con gran tristeza y con mi corazón destrozado que les cuento que Life Lynn murió anoche. Carrie está ahora acunando a su pequeña. No tengo explicación de por qué ocurrió esto, pero sé que Jesús nos ama y algún día lo sabremos. El dolor que sentimos es casi insoportable, por favor recen por nuestra familia", pidió Nick.

LEA MÁS:

MÁS TEMAS: