(Reuters)
(Reuters)

Agentes del FBI allanaron en julio la casa de Paul Manafort, ex jefe de campaña del presidente Donald Trump, con una autorización judicial para buscar documentos y otros materiales en el marco de la investigación de la injerencia del gobierno ruso en las elecciones estadounidenses, según revelaron fuentes del grupo de tareas al Washington Post.

Los federales, bajo la órbita del fiscal especial Robert Mueller, llegaron sin previo aviso al domicilio en Alexandria el 26 de julio, un día después de que Manafort asista voluntariamente a brindar su testimonio ante el Comité de Inteligencia del Senado.

El operativo fue autorizado con el argumento de que Manafort podría no estar entregando todos los archivos relacionados a la causa que están bajo su posesión, y los oficiales se retiraron del lugar con varios documentos.

Paul Manafort, entre Donald Trump e Ivanka Trump durnte la Convención Republicana, en julio de 2016 (Reuters)
Paul Manafort, entre Donald Trump e Ivanka Trump durnte la Convención Republicana, en julio de 2016 (Reuters)

Además, el diario estadounidense agregó que podría tratarse de una señal enviada a Trump para que no espere un trato "amable" o cortesías legales por parte del equipo de Mueller.

Manafort fue interrogado por el Senado tras conocerse que participó en la reunión de junio de 2016 con una abogada rusa en la Torre Trump, ya que el encuentro fue descrito en correos electrónicos al hijo del entonces candidato como parte de un intento del Kremlin de ayudar a la campaña de Trump.

LEA MÁS: