El Gobierno de México lamentó "profundamente" el fallecimiento de nueve personas que fueron abandonadas dentro de un camión en la ciudad de San Antonio, en Texas, e indicó que está trabajando con las autoridades locales para determinar la nacionalidad de las víctimas.

"Hasta el momento se tiene conocimiento de nueve personas fallecidas y otras quedaron gravemente afectadas y se encuentran hospitalizadas", indicó la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) en un boletín en el que expresó sus condolencias a los familiares de los fallecidos. Posteriormente, las autoridades federales aumentaron a 10 la cifra de muertos.

La SRE busca brindar la asistencia y protección consular correspondientes, incluyendo la repatriación de los restos de posibles ciudadanos mexicanos, señaló el texto.

Además, México solicitó a las autoridades de Estados Unidos una "investigación exhaustiva" para determinar responsabilidades, y cooperará en lo posible en los procesos legales que resulten de la misma.

(Reuters)
(Reuters)

El Consulado General de México en San Antonio "trabaja estrechamente con las autoridades locales y federales, de los hospitales y el forense, para identificar la nacionalidad de las víctimas", indicó el comunicado.

Según medios locales, la cónsul de México en San Antonio, Reyna Torres, confirmó que varios mexicanos figuran entre los nueve muertos y los 29 sobrevivientes de esta tragedia, si bien no precisó todavía el número.

Un total de 38 inmigrantes fueron hallados este domingo dentro de un camión de carga en el estacionamiento de un gran almacén.

Nueve de esos inmigrantes, dos de ellos menores, fallecieron aparentemente por asfixia o por un golpe de calor, pues no funcionaba el aire acondicionado en el camión y los termómetros habían llegado ese día a una máxima de 37,7 grados centígrados en la ciudad, temperatura que era mucho más elevada en el espacio cerrado y sin ventilación.

Ocho de ellos ya estaban muertos cuando llegó la policía, mientras que el noveno perdió la vida horas más tarde en un hospital de la zona, y un total de diecisiete personas se encontraban en estado crítico o muy grave, según el informe de las autoridades estadounidenses.

LEA MÁS: