El portavoz de la policía estatal de Arkansas, Bill Sadler, explicó que todo comenzó cuando un agente del sheriff del condado rural de Yell detuvo un vehículo para control de tráfico y recibió un disparo. Cuando los refuerzos llegaron a la zona se encontraron con que los asesinados ya eran tres.

"Este agente se registró para el servicio en mañana sin siquiera darse cuenta de que esta sería su última llamada", dijo Sadler emocionado. "Nuestros corazones están entristecidos y rezamos por su familia y los oficiales que fueron sus compañeros y que sirven y protegen a este condado".

Luego del incidente, el atacante se refugió en una casa rural, donde mantenía rehenes. "La prioridad es avanzar en la investigación de lo que ocurrió esta mañana", dijo Sadler.

Autoridades locales confirmaron la detención del asesino.

LEA MÁS: