El joven que intentó asesinar a Donald Trump reveló detalles de los episodios psicóticos que motivaron su conducta

Michael Sandford, el joven autista detenido por intentar de asesinar a Donald Trump durante un mitín en Las Vegas el 18 de junio del año pasado, reveló detalles de los episodios psicóticos que vivió aquella noche.

Sandford, quien ya se encuentra reunido con su familia en Dorking, Inglaterra, tras cumplir su condena de un año en prisión por intento de homicidio, explicó al diario británico The Sun que oía voces que lo obligaban a asesinar al actual mandatario estadounidense.

Según relató, las alucinaciones comenzaron tras escuchar las continuas quejas de su novia y sus amigos sobre el candidato presidencial, que con el tiempo se convirtieron en ecos dentro de su cabeza.

"Oía voces diciéndome que matara a Donald Trump. Habían estado viniendo por un tiempo y cada vez más fuerte y frecuentemente. En un punto estaban gritándome", dijo el joven, hoy de 21 años de edad. "Mis amigos habían dicho que Trump necesitaba ser detenido. Dijeron que iba a destruir el país – pero fueron las voces en mi cabeza las que me decían que lo matara", agregó.

El adolescente logró llegar a seis metros de Trump pero fue capturado cuando intentó quitarle el arma a un policía que custodiaba el evento. El día anterior al incidente había estado practicando su puntería en un campo de tiro. "Las voces me decían que necesitaba hacer una ronda de práctica antes de intentar matar a Trump".

Pero Sandford, que sufre de trastorno obsesivo-compulsivo y de síndrome de Asperger, alega que no solo escuchaba voces sino que también tenía alucinaciones visuales: "Veía animales tratando de atacarme, estaba viendo todo tipo de cosas. En el fondo sabía que algo estaba mal, pero traté de convencerme de que estaba bien".

En la entrevista, el británico relató la serie de acontecimientos que culminaron en su detención.

Luego de hacer la fila por nueve horas para conseguir un buen asiento, "fuimos revisados por el servicio secreto y me senté cerca del frente. Estaba viendo donde estaba la policía. Cuando Trump subió al escenario me acerque a un oficial para preguntar si podía conseguir un autógrafo".

"Llegué a estar a unos 20 pies de Trump. Había una sola fila de asientos entre él y yo. Me agaché para intentar sacar la pistola del oficial pero se atascó en su funda y él me empujó al suelo. Entonces el servicio secreto me detuvo. El lado loco de mí estaba decepcionado que había fracasado, pero el lado racional estaba muy contento de que nadie fue herido", dijo.

Honestamente pensé que me dispararían. Pensé ‘probablemente voy a morir hoy’.
 

Luego de detallar lo sucedido, el joven compartió su experiencia en prisión. "Estaba encerrado en mi celda por la mayoría del tiempo. No podía dormir y no estaba comiendo la comida. Estaba aterrorizado. Pero me dieron medicaciones que me hicieron sentir como mi viejo yo nuevamente", contó.

Arrepentido, agradece estar de regreso en su hogar y reunido con su familia desde el jueves. "Fue un sentimiento increíble. Hubo momentos en los que pensaba que no los volvería a ver. Estoy asqueado por lo que hice pero contento de que nadie resultó herido. Todavía me desagrada Trump pero creo que las diferencias políticas deben ser resueltas pacíficamente", concluyó.

LEA MÁS: