(CNN)
(CNN)

Primero el Departamento del Interior recibió la orden de dejar de tuitear luego de que un empleado publicase dos fotos de las juras de Donald Trump y Barack Obama, que supuestamente mostraban menos público en la del actual mandatario. Después el Gobierno congeló la comunicación pública, con la prensa y en redes sociales, de la Agencia de Protección del Medioambiente (EPA), a la vez que sacaba de la web de la Casa Blanca la sección sobre cambio climático. Y cuando el martes 24 se borraron los tuits de un ex empleado del Parque Nacional Badlands de South Dakota sobre los efectos del calentamiento global, en Twitter —el medio favorito del presidente— se creó un movimiento de rebeldía contra la Casa Blanca.

Todo comenzó con el enojo de algunos empleados del National Park Service, que abrió @AltUSNatParkService y le dijo a Trump: "Puede habernos derribado oficialmente. Pero con pruebas científicas y con internet, nuestro mensaje se difundirá". A toda velocidad la cuenta comenzó a juntar seguidores —ha logrado casi 1,3 millones— y también imitadores. "Ahora hay como mínimo 50 cuentas oficiosas o alternativas que pretenden representar los puntos de vista de los organismos o los empleados del Gobierno", publicó CNN. "Muchas de ellas usan los logotipos oficiales de los departamentos que dicen representar".

Algunas de las cuentas rebeldes de Twitter que trolean al presidente estadounidense, Donald Trump
Algunas de las cuentas rebeldes de Twitter que trolean al presidente estadounidense, Donald Trump

Pero también con gran rapidez eso cambió: de ese modo se intentó evitar que el Gobierno pueda cerrar las cuentas según los términos de la Ley de Fraude y Abuso Informático, que se aplica para perseguir a los hackers.

"No es una cuenta oficial de la NASA. No está administrada por empleados del Gobierno", se especificó en el perfil de @RogueNASA, que superó el medio millón de seguidores. "Hemos decidido pasar el control de esta cuenta a individuos fuera de la nómina gubernamental por el bien de nuestros colegas", aclaró @AltNatParkSer, que se definió como "el equipo extraoficial de #Resistencia del Servicio de Parques Nacionales de los Estados Unidos. ¡Sin subsidio de los contribuyentes!". Y como @AltYosemiteNPS, cambió su logo por uno de diseño propio.

En defensa de la ciencia

El sector más fuerte de este movimiento se centra en el apoyo a la ciencia sobre cambio climático. The Washington Post se contactó por la mensajería de Twitter con @AltNatParkSer, sin mucho éxito: "'No nos vamos a identificar debido a la ira y las amenazas que llegan de los leales al presidente Trump', llegó una respuesta anónima. 'Sólo estamos aquí para impulsar la ciencia que está siendo desmantelada por el gobierno actual'".

En su línea de tiempo, el grupo publicó luego que está compuesto por "activistas ambientales y dos periodistas (nuestros verificadores de datos), todos ex científicos". Y cuando puso el link a un documento sobre cambio climático — "¡Descárguenlo antes de que desaparezca también!"— lo convirtió en el más solicitado del día de todos los dominios .gov.

"El viernes a la mañana, un informe del Servicio de Parques Nacionales sobre la 'Estrategia de recursos culturales sobre cambio climático' fue el más descargado de una página de internet gubernamental", publicó el mismo diario. Miles de personas más quisieron bajar ese documento en comparación con las que bajaron los formularios para renovar el pasaporte o los documentos del Servicio de Renta Interna necesarios para completar las declaraciones de impuestos".

En EPA.gov, 9 de las 10 descargas principales han estado vinculadas al cambio climático y mucho de @AltNatParkService se centra en combatir la idea de que el efecto invernadero no es verdad. "No vemos la hora de que el presidente Trump nos diga que somos noticias falsas", publicó el grupo en un tuit. También @RogueNASA ofrece "noticias reales, hechos reales". Las cuentas alternativas a las oficiales de los organismos afectados por la huella humana sobre el planeta han usado hashtags como #resist (resistir), #sciencematters (la ciencia importa), #NotAlternativeFacts (no hay hechos alternativos), #ClimateChangeIsReal (el cambio climático es real), #ParkPride (orgullo de los parques), #factsnotfear (hechos no miedo).

Críticas y versiones humorísticas

Hoy estos tuiteros rebeldes trolean al presidente más allá de los organismos ambientales o de recursos naturales, observó Reuters: "Pronto se sumaron similares cuentas de Twitter alternativas para varias instituciones de ciencia y salud, como la Agencia de Alimentos y Medicamentos (FDA), los Institutos Nacionales de Salud (NIH), los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades (CDC) y el Servicio Nacional Meteorológico".

"Un usuario no autorizado tenía una vieja contraseña en la oficina de San Francisco, se registró y empezó a retuitear cosas inapropiadas que incumplían su normativa", dijo el vocero de la Casa Blanca, Sean Spider, por toda referencia al tema. Twitter no respondió los pedidos de información de distintos medios. Y mientras tanto, estas cuentas que se llaman "alternativas" o "rebeldes" superaron el medio centenar.

Encontraron también críticos, como Libby Watson, columnista de Gizmodo y ex miembro de la Fundación Sunlight para la Transparencia, quien señaló ante CNN "la posibilidad de que algunas de esas cuentas no se hayan abierto de buena fe". ¿La razón? "Las cuentas con gran cantidad de seguidores se pueden vender, por dinero verdadero. Cuando alguien se vuelve popular en línea, es inevitable que otros vayan detrás de ese éxito".

Por último, también hay un puñado de cuentas humorísticas, como @RoguePOTUSStaff, con casi 100.000 seguidores, que se presenta como el equipo de empleados rebeldes dentro la Casa Blanca: "Un medio alternativo, pero los hechos son reales". Entre sus primeros tuits se burlaron del mandatario: "El presidente Trump no termina de entender la diferencia entre ser potus y ser dueño de una empresa. Vive preguntando: '¿Quién dice que no puedo?'". También de las dos corrientes dentro del gabinete, los que vienen del Partido Republicano y los que vienen del entorno personal de Trump: "En la oficina se aceptan discretamente apuestas sobre cuánto tardarán [el jefe de Gabinete Reince] Priebus y [el asesor principal Steve] Bannon en convertirse en [Evander] Holyfield vs. [Mike] Tyson".