Una agente lo detuvo y lo acusó de conducir drogado: el resultado del test de sangre decía otra cosa

Una fiscal de Solano, California, insiste en imputar al hombre por haber conducido su carro bajo los efectos de la droga. Qué decía el test de sangre al que lo sometieron

Joseph Schwab bebió mucho café y el resultado del test de sangre le dio positivo. Ahora enfrentará a una corte por conducir su vehículo bajo la influencia de estupefacientes
Joseph Schwab bebió mucho café y el resultado del test de sangre le dio positivo. Ahora enfrentará a una corte por conducir su vehículo bajo la influencia de estupefacientes

Cuando Joseph Schwab terminó su larga y agotadora jornada laboral, subió a su automóvil y comenzó a conducir hacia el esperado retorno a su hogar en Fairfield, California. Cansado, a mitad de camino una oficial de Control de Bebidas Alcohólicas lo detuvo.

Era agosto de 2015 y la agente vio cómo el vehículo de Schwab era conducido de forma temeraria, según su apreciación. Fue por eso que decidió realizarle un control de alcohol. "Estaba confiado en que no estaba bajo los efectos de nada", recuerda el hombre.

En el interior del carro, la oficial que lo requisó dejó registrado que había suplementos vitamínicos para gimnastas, nada ilegal. Pero notó que las pupilas del conductor estaban dilatadas. Fue allí que creyó confirmar sus sospechas: Schwab estaba drogado. Lo arrestó.

Una vez en prisión, el hombre permitió que se lo sometiera a un examen de sangre para determinar qué sustancia tenía en su cuerpo. Estaba tranquilo y los resultados dieron negativo: ni cocaína, ni marihuana, ni opio, ni metanfetamina… nada de nada. Su cuerpo sólo tenía restos de algo normal para cualquier ciudadano: café.

Era lo único que el testeo arrojó como excesivo. Cafeína. "No podía creerlo. Consulté con otros fiscales de mi oficina para estar segura de que no estaba perdiéndome de nada", indicó la fiscal del Condado de Solano, Krishna Abrams quien lleva adelante la investigación.

Pese al resultado, el condado continuará con los cargos contra Schwab. Cree que en la sangre del acusado había algo más que el test realizado no pudo determinar. ¿Pero qué? Abrams sabe que será difícil de condenarlo por haber consumido café.

Schwab y su abogado hacen lo imposible para que el absurdo caso no llegue a la corte y sea desechado. Consideran que manejar bajo los efectos de la cafeína no es un crimen. La vida del conductor de Fairfield se volvió una pesadilla desde entonces. Perdió dinero y son pocos los que le creen cuando cuenta su verdad de por qué estuvo detenido.

LEA MÁS:
Lo obligaron a comer arena de gatos, lo golpearon brutalmente, murió congelado y grabaron todo en Snapchat
La vida de Debbie Reynolds en fotos

TE PUEDE INTERESAR