Antes de la elección, Carlos Slim había criticado fuertemente los planes de Donald Trump
Antes de la elección, Carlos Slim había criticado fuertemente los planes de Donald Trump

El presidente electo Donald Trump y sus asesores están en proceso de ablandar sus relaciones con el magnate de los negocios y medios de comunicación Carlos Slim y otros líderes empresariales de México, un país que se convirtió en un freno para su campaña presidencial.

El sábado por la noche el republicano se reunió en una cena privada con el empresario multimillonario mexicano en Mar-a-Lago, el complejo de Trump en Palm Beach, Florida.

Trump y Slim riñeron durante toda la campaña presidencial de Estados Unidos. La cena fue un gesto de acercamiento por parte de ambos magnates, con el objetivo de abrir una línea de comunicación amistosa entre ellos, de acuerdo con múltiples personas cercanas a los empresarios.

Trump, en una declaración al Washington Post, describió su visita con Slim como "una cena encantadora con un hombre maravilloso".

Antes de la elección del 8 de noviembre, el mexicano había criticado fuertemente los planes de Trump para desechar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte y construir un muro en la frontera entre Estados Unidos y México. El republicano, a su vez, acusó a Slim de ayudar a promover a su oponente demócrata, Hillary Clinton.

LEA MÁS:

Tras la sorprendente victoria de Trump, el tono de Slim hacia el presidente electo de los Estados Unidos cambió. En comentarios recientes, habló con optimismo sobre la flamante presidencia del republicano.

"Si Trump es capaz de hacer crecer la economía y los empleos de Estados Unidos, eso sería fantástico para México", explicó el magnate mexicano en un foro de negocios. "Si Estados Unidos crece un 4 por ciento, aumenta la infraestructura y reduce los impuestos, eso es bueno".