La imagen que publicó la dueña de la librería que visitó Clinton en la red social (Facebook/Jessica Wick)
La imagen que publicó la dueña de la librería que visitó Clinton en la red social (Facebook/Jessica Wick)

A esta altura quedan pocas dudas: para Hillary Clinton no hay mejor remedio que los libros para recuperarse de la derrota electoral.

Lo había manifestado ya el miércoles pasado, cuando, tras el resultado de las elecciones, dijo que "sólo quería" acurrucarse "con un buen libro".

Y lo confirmó este domingo: la ex candidata demócrata fue vista de compras en una pequeña librería en Rhode Island (al noreste de Nueva York).

El hecho fue revelado por la dueña del local, Jessica Wick, quien se tomó una foto con la ex candidata demócrata y la subió este lunes a su perfil de Facebook.

La mujer acompaño la foto por un largo post, en el que calificó el encuentro con Hillary como "una de las cosas más geniales" que le pasaron en la vida.

"Fue muy amable y cálida, y dijo que la librería era hermosa", escribió Wick. Clinton estaba acompañada por la hija, Chelsea, y su marido, Bill. Según contó la mujer, también el ex presidente fue amable: le dio la mano y le hizo un cumplido por su suéter.

Wick, por otra parte lamentó no haber sido, por la emoción, "tan elocuente como hubiera querido".

"Me hubiera gustado contarle cómo, en esa misma librería, detrás de ese mismo mostrador al que se acercó para preguntarme sobre un libro, escuché su discurso de admisión de la derrota con dos de mis compañeras de trabajo y lloramos", escribió en su emotivo post en Facebook. "De cómo, en ese mismo lugar, clientes y empleados hablaron de ella con arrepentimiento y esperanza"

"Le dije que voté por ella, que ella significó y significa muchísimo", agregó.

Wick le dijo a un diario local que no sabía que los Clinton pasarían por su librería.

La mujer contó que Clinton compró "una mezcla genial de libros", que incluía textos para niños y adultos.

Hay, además, otro detalle que revela la nueva vida de Hillary: la foto que Wick se sacó con Clinton, sin maquillaje, recuerda la primera imagen de la ex Secretaria de Estado después de la derrota electoral, cuando se tomó una foto con una mujer que se cruzó en un parque y que también se había dicho orgullosa de haber votado por ella.