Francia y Bélgica fue el partido que abrió las semifinales de la Copa del Mundo (REUTERS/Anton Vaganov)
Francia y Bélgica fue el partido que abrió las semifinales de la Copa del Mundo (REUTERS/Anton Vaganov)

Francia se impuso ante Bélgica en la primera semifinal mundialista y espera por un rival en la final: será Inglaterra o Croacia.

El gol de Samuel Umtiti hizo delirar a los aficionados franceses que acudieron al estadio Krestovski de San Petersburgo. Aunque lo cierto es que fanáticos de todas las nacionalidades estuvieron presentes en la cancha.

Varios pagaron para ver el espectáculo entre dos de las mejores selecciones del Mundial y otros, que apostaron por sus propios equipos, optaron por acudir igualmente pese a las respectivas eliminaciones de los mismos.

Así es que personas de todo el mundo se mezclaron en las tribunas, aunque hubo un país que se hizo sentir más: Brasil. Fueron incontables los torcedores de la Canarinha que ya tenían boleto para las semifinales de Rusia 2018 y no previeron la derrota con Bélgica en la instancia anterior. Así y todo se dirigieron a San Peterburgo, lucieron sus camisetas verdeamarelhas y hasta cantaron por su selección.

La particular imagen en el estadio Krestovski de San Petersburgo (Alejandro Yadronik)
La particular imagen en el estadio Krestovski de San Petersburgo (Alejandro Yadronik)

Sin embargo, hubo un grupo de brasileños al que le tocó seguir el partido desde una incómoda posición. Justo en la fila de adelante, un fanático lució la camiseta con la que Alemania humilló en el Mundial pasado a Brasil en las semifinales con una leyenda: "Brazil 1 – 7 Germany".

Entre los mexicanos, colombianos, peruanos y argentinos que estaban alrededor hubo risas cómplices y alguna burla para los brasileños que también estaban identificados con el Palmeiras.

MÁS SOBRE ESTE TEMA