Gremio ganó con un golazo de mitad de cancha y aún sueña con salvarse del descenso en Brasil

El equipo de Porto Alegre goleó 3-0 al San Pablo y pelea por la permanencia. Además, Atlético Mineiro de Nacho Fernández y Zaracho se coronó campeón luego de 50 años en el Brasileirao

Hace cuatro años Gremio logró su tercera Copa Libertadores de América tras ganarle a Lanús y hoy atraviesa un delicado presente donde está peleando por no descender. El tradicional equipo de Porto Alegre vive una agonía desde hace varias fechas en el Brasileirao, un campeonato nacional de 20 equipos donde todos luchan por algo hasta las últimas fechas. Con dos jornadas por delante, el conjunto tricolor buscará mantenerse en la máxima categoría. Este jueves logró un suspiro luego de golear 3-0 a San Pablo y con el aliciente de que el último tanto fue desde la mitad de la cancha.

Los torcedores de Gremio se llevaron una alegría en su estadio donde desde los 23 minutos comenzaron arriba en el marcador con el tanto de Thiago Santos. En este conjunto jugó de titular el defensor argentino Walter Kannemann, uno de los integrantes del plantel que dominó Sudamérica hace menos de un lustro.

En el complemento, el elenco paulista buscó la igualdad y hubo momentos en los que lo puso en aprietos al equipo local, pero en una contra nació el segundo tanto por intermedio de Diogo Barbosa, tras un remate perefecto desde afuera del área que se coló en un ángulo.

Diogo Barbosa celebra el segundo gol que convirtió para Gremio (Crédito: Twitter @Gremio)
Diogo Barbosa celebra el segundo gol que convirtió para Gremio (Crédito: Twitter @Gremio)

El tercero fue para cerrar la cancha. Gremio metido en su área ante un ataque de San Pablo, la pelota que fue desviada por un defensor y la recibió el colombiano Miguel Borja, que aguantó y se la dejó para Jhonata Robert quien vio adelantado al arquero Tiago Volpi y desde la mitad de la cancha convirtió. Por supuesto, el partido se cerró con este golazo que desmoralizó al ex equipo conducido por Hernán Crespo. En San Pablo fueron titulares Martín Benítez, Emiliano Rigoni y Jonathan Calleri.

En el Brasileirao descienden los últimos cuatro de la tabla y Gremio se ubica 18º con 39 unidades, pero está a tres de Atlético Paranaense, el flamante campeón de la Copa Sudamericana que se ubica 16º, con un partido menos, y también pelea por la permanencia.

Con seis puntos en disputa, Atlético Mineiro (de Matías Zaracho y Nacho Fernández) le ganó 3-2 a Bahia y se coronó campeón luego de 50 años, ya que su última consagración en el torneo más importante del fútbol brasileño fue en 1971.

Los jugadores del Mineiro celebran el triunfo ante el Sport Bahia que les aseguró el título en el Brasileirao (EFE/Walmir Cirne)
Los jugadores del Mineiro celebran el triunfo ante el Sport Bahia que les aseguró el título en el Brasileirao (EFE/Walmir Cirne)

En el Brasileirao hay interés por diversas definiciones hasta el final. Es que los ocho primeros clasificados acceden a la Copa Libertadores, carrera de la que quedan siete lugares por cubrir ante el primer puesto asegurado por el Mineiro. Luego hay seis cupos para la Copa Sudamericana y los cuatro últimos lugares de los que perderán la categoría.

Incluso, entre los que hoy no tienen asegurada su continuidad en la máxima categoría para 2022 figura el propio San Pablo, otro gigante del fútbol del vecino país.

El fútbol brasileño demuestra ser referencia no solo a nivel regional por el dominio de sus equipos en las competencias internacionales donde cuatro de ellos fueron los finalistas en la Libertadores y Sudamericana, sino que también el modelo disputa de su principal torneo doméstico resulta atractivo.

En resumen, en un campeonato de 20 equipos, hay 18 lugares por los que se compite y se trata de un campeonato de 38 fechas, como eran las viejas temporadas largas del fútbol argentino, un sistema utilizado hasta el ejercicio 1989/1990, con la consagración de River Plate. Luego comenzaron los torneos cortos.

SEGUIR LEYENDO: