Orsini le puso punto final a su extensa racha negativa, marcó un golazo para Boca y hasta Battaglia se desahogó

El delantero del Xeneize, que llegó a decir que estaba “meado por un elefante”, gritó su primer gol tras seis meses de sequía y fue clave en la victoria ante Colón

* El gol de Orsini ante Colón

Llevaba ocho partidos con Boca, más de seis meses de sequía y hasta llegó a decir que estaba “meado por un elefante” tras una serie de lesiones que se combinaron con la racha negativa. El gol de Nicolás Orsini se demoró, pero cuando apareció fue una verdadera perla y fundamental en el triunfo 1-0 ante Colón por la 13ª fecha de la Liga Profesional.

La jugada se inició con un despeje desde el área del Sabalero que tomó Boca. El combinado de Sebastián Battaglia trabajó con calma la pelota. La movió de lado a lado, volvió para atrás y reinició la acción. En total, fueron once toques a lo largo de más de 30 segundos que contaron con el aporte crucial de Aaron Molinas en tres cuartos para cambiar el ritmo y la habilitación precisa de Cristian Pavón.

Orsini apareció por el sector derecho del área a toda velocidad, su compañero le dejó la pelota clara y el ex Lanús cruzó el remate para poder gritar –con furia, claro está– su primer tanto con la casaca Xeneize. El delantero de 27 años sumó hoy su octava presentación con Boca (cuatro como titular) y pudo celebrar por primera vez en este club. No fue el único que se sacó las ganas: el entrenador Sebastián Battaglia también realizó un grito al cielo como un gesto de agradecimiento que su atacante le puso punto final a la racha negativa.

Es que Orsini había anotado por última vez el 1 de marzo de este año con la camiseta de Lanús en una derrota 3-2 ante Unión de Santa Fe en condición de visitante. Más de seis meses debió esperar para sentir nuevamente esa sensación. El Xeneize le compró el 50% de su ficha al Granate en 1.750.000 dólares y le hizo un contrato hasta junio de 2024 a mediados de este año.

Sin embargo, las lesiones perjudicaron su rendimiento (se informó en su momento que tenía una “sinovitis postraumática con lenta evolución”) y tras la clasificación en Copa Argentina contra Patronato se soltó ante las cámaras: “Estoy meado por un elefante. Desde que llegué a Boca todo se hizo cuesta arriba, la lesión... Tuve chances, estuve cerca. No me da igual no convertir. Las situaciones están, el gol ya va a venir”. Y a los 66 minutos ante el Sabalero finalmente llegó.

Cuando restaban nueve minutos del tiempo regular, Battaglia optó por quitarlo de la cancha para darle aire al ataque e incluyó en su lugar al juvenil Luis Vázquez. Ya nada le sacaba la alegría a Orsini.

“Estoy feliz por el equipo, hicimos un gran partido, y satisfecho porque se me abrió el arco y pude marcar mi primer gol. No sé si me faltaba confianza. Uno tiene situaciones y siendo delantero, siendo 9, es importante estar ahí en el momento justo. A veces definís con el tobillo y entra; a veces definís bien y te la ataja el arquero. Hoy la jugada salió bien”, analizó ante las cámaras de TNTSports.

“Recibió Mol, tocó de primera para Pavón, me la dejó ahí y pude definir cruzado. Sufrí un poco porque pegó en el palo, pero me saqué un poco la mufa. Ojalá que ahora el arco se quede abierto y pueda seguir sumando minutos. Es importante que el equipo sume confianza, que nos conozcamos partido a partido. Venimos sumando varios puntos, esperamos no decaer. Tenemos un partido súper importante ahora”, sentenció de cara al Superclásico del próximo domingo.

Es un puesto complicado. Cuando entran todas estás allá arriba y cuando no entran es medio complicado. Disfruto de hacer gol, me gusta, lo necesito y gracias a Dios hoy se dio. Pero siempre recalcar que lo importante es sumar de a tres, este no es un juego de individualidades. Me voy contento con el rendimiento del equipo”, explicó sobre las rachas que puede cargar en ese puesto.

SEGUIR LEYENDO: