Jorge Sampaoli, casi a los golpes en Brasil