Vivió en una casa rodante, le arrebató un título a Max Verstappen y lo comparan con Alain Prost: Esteban Ocon, el nuevo ganador de la Fórmula 1

La historia del francés, hijo de un mecánico con escasos recursos, que fue captado por un cazatalentos e hizo realidad su sueño. Es un baluarte de la joven guardia de pilotos

Con el trofeo luego haber ganado el domingo pasado en Hungría (REUTERS/Florion Goga)
Con el trofeo luego haber ganado el domingo pasado en Hungría (REUTERS/Florion Goga)

La Fórmula 1 atraviesa una etapa de renovación. Un cambio de era. El año próximo se modificará su reglamento técnico y se estrenarán autos que poco tendrán que ver con los actuales y en ese contexto también hay una guardia joven de pilotos que viene golpeando fuerte. Uno de sus exponentes es Esteban Ocon, que venció en el caótico Gran Premio de Hungría. El francés no es del club de niños billonarios” como señaló en mayo Lewis Hamilton. Este joven de 24 años es la demostración de que el talento puede más que la billetera.

Nació el 17 de septiembre de 1996 en Évreux, en la región de Normandía. Su madre, Sabrina, es de origen argelino y su padre galo, Laurent, es mecánico, y cuando Esteban vino al mundo atendió un taller. Recuerda que de muy pequeño su juguete preferido fue “un karting con pedales. Solía deslizar esa cosa todo el día. Tenía llantas de plástico sólido y me deslizaba tanto que tenía agujeros”

En medio de los autos y motores no tuvo muchas alternativas para su vida. El flechazo llegó a los cuatro años cuando su papá le regaló un karting con motor y empezó a jugar en el jardín de su casa. “Ese día me di cuenta de que quería ser piloto”, confesó.

Con escasos recursos empezó a competir en karting a los nueve años. “Mis padres no tienen mucho dinero, se sacrificaron mucho. Estuvimos viviendo en una casa rodante durante unos años para poder ir a las carreras. Sin ellos no estaría aquí”, reveló en una entrevista para el documental “Drive to Survive” de Netflix, que retrata desde adentro el mundo de la F1.

En sus inicios en el karting cuando dormía en una casa rodante con su familia (@estebanocon)
En sus inicios en el karting cuando dormía en una casa rodante con su familia (@estebanocon)

Laurent era el mecánico y “team-manager” de su hijo y llegó un momento en que no pudo seguir bancando su campaña y el sueño estuvo a punto de flaquear, pero su forma constante de correr les llamó la atención a uno de los ojeadores de Gravity, la filial cazatalentos que tuvo Genii Capital, la compañía de Eric Lux y Gerard López que en su momento adquirió la antigua escudería Renault F1, que luego se convirtió en Lotus F1, más tarde recuperó el nombre de la marca del Rombo y hoy es Alpine, equipo que logró su primer triunfo en la Máxima gracias a Esteban el pasado domingo.

Con el apoyo económico pudo ser campeón en su país en la categoría KF3 en 2011. En aquellos años en el karting corrió contra Max Verstappen, George Russell, Lance Stroll y Charles Leclerc, entre otros, que luego llegaron a la Máxima. En 2012 pasó a correr en monopostos y debutó en Fórmula Renault Europea y aseguró que en 2013 (fue tercero en el torneo) tuvo la mejor carrera de su vida: “Salí octavo bajo la lluvia en el circuito Paul Ricard con slicks (gomas para piso seco) y me llevé la victoria. Fue una carrera difícil, ¡pero gané!

Al año siguiente pasó a la Fórmula 3 Europea y le ganó al propio Verstappen, que ya corría con el apoyo de Red Bull. En esa temporada lograron nueve triunfos cada uno, pero el francés fue más regular y se quedó con el título. En 2015 Max debutó en la F1, pero Esteban tuvo el aliciente de ser campeón en la GP3 Series, la segunda categoría promocional en el camino hacia la F1. Su mérito le valió ser incorporado al programa de jóvenes pilotos de Mercedes.

Sin embargo, su vínculo con el equipo alemán no le impidió sumarse a otras escuderías. Por eso en 2016 fue piloto de pruebas de Renault F1 y en 2016 debutó en el extinto team Manor, que usaba motores Mercedes. Fue 16º en Bélgica y sus mejores resultados ese año fueron 12º en Brasil y 13º en Abu Dhabi, con uno de los dos peores autos de ese entonces y cuya escudería terminó undécima y última en el Campeonato Mundial de Constructores.

En un podio de la Fórmula 3 Europea en 2014. Ese día fue ganador y a su derecha está Max Verstappen (@estebanocon)
En un podio de la Fórmula 3 Europea en 2014. Ese día fue ganador y a su derecha está Max Verstappen (@estebanocon)

Pero Mercedes vio su potencial y lo promovió para que siguiera en la Máxima en algún equipo que tuviera sus motores. Así pasó a Sahara Force India y en 2017 tuvo una buena performance siendo octavo en el torneo. En 2018 siguió en ese equipo que luego se vendió y pasó a llamarse Racing Point. Ese año tuvo muchos roces con Sergio “Checo” Pérez y ahí Esteban demostró su personalidad, pero reconoció que el mexicano “fue el mayor rival que tuve en mi carrera”.

En 2019 se quedó sin butaca titular en la F1, aunque volvió a Renault para ser piloto de pruebas. Mientras tanto podría haber corrido en otra categoría, pero él estaba focalizado: “no habría ganado nada, solo podría haber perdido. Así lo veo yo. Solo sueño con la F1. Incluso cuando era pequeño. Es la única categoría en la que quiero estar. Si no hubiera funcionado en 2020, por supuesto, habría tenido que orientarme de manera diferente. Después de todo, tengo que vivir y trabajar. Pero si hubiera hecho algo más, podría haber tenido éxito allí y me habría quedado allí. Entonces no habría tenido tiempo suficiente para trabajar con un equipo de F1. En 2019 los acompañé a todas las carreras y estuve allí cada vez que arrancó el coche. En la pista o en la fábrica. No me perdí de nada. Creo que eso finalmente marcó la diferencia”.

Estuvo en lo cierto y eso le valió volver a ser titular en 2020 con el equipo francés. No fue su mejor temporada e incluso lo eclipsó su compañero Daniel Ricciardo, quien logró dos terceros puestos y le permitió a Renault subir al podio luego de nueve años. Aunque Esteban plasmó una segunda posición (Bahréin) y eso fue la llave para la continuidad. El australiano pasó a McLaren en 2021 y en la casa del Rombo valoraron todo lo que hizo Ocon y su proyección y continuó como titular junto al retornado Fernando Alonso.

En el presente ejercicio su rendimiento fue mejor que el del español y ante los rumores de que Mercedes lo tuvo en mira para 2022, en Alpine no lo dudaron: en la previa del Gran Premio de Francia anunciaron su renovación por tres años.

En un evento de Mónaco con Charles Leclerc, otro referente de la joven guardia de corredores de la F1 (@estebanocon)
En un evento de Mónaco con Charles Leclerc, otro referente de la joven guardia de corredores de la F1 (@estebanocon)

“Soy completamente un piloto de Alpine para los próximos tres años, esa es mi posición en este momento”, le dijo a Motorsport ante la pregunta de si Mercedes podría llegar a extinguir su vínculo con Alpine. “Por supuesto, todavía hay conexiones con Mercedes, pero el trabajo que estoy haciendo es estar con Alpine y completamente con ellos”, sentenció.

Sobre el tema, el director ejecutivo de Alpine F1, Laurent Rossi, aseguró que la escudería alemana no tiene ninguna cláusula de salida. “Es un piloto gestionado por Mercedes, eso es todo”, dijo Rossi. “Así que está constantemente bajo su gestión, pero no existe esa cláusula para que Mercedes pueda sacarlo del equipo”, esgrimió. “Se queda con nosotros durante los próximos tres años”, respondió de forma tajante.

Desde que llegó a Renault y ahora bajo el nombre de Alpine, Esteban tuvo mucho contacto con la leyenda del automovilismo francés, Alain Prost, quien es director no ejecutivo del equipo y suele hablar mucho con él. “Es mi héroe. Estoy en contacto con él mucho tiempo. Es de gran ayuda. Es uno de mis mentores, mis maestros. Me da buenos consejos. Cuando hablo con él por teléfono, no quiero parar nunca. Me empapo de sus palabras. Hablamos durante horas, contó en una entrevista con Top Gear.

En tanto que Rossi va más allá y lo comparó con el cuatro veces campeón mundial de F1. “Es muy perfeccionista. Me recuerda mucho a Alain Prost. Es muy bueno sacando el máximo del monoplaza y lo demuestra constantemente. Es demasiado rápido. Le das cualquier coche y demuestra su velocidad, lo enseña en cada clasificación”, aseguró.

Con su héroe, mentor y gran consejero: el histórico Alain Prost (Alpine F1 Team)
Con su héroe, mentor y gran consejero: el histórico Alain Prost (Alpine F1 Team)

El Profesor, como se lo conoce a Prost, tuvo un estilo de manejo similar al de Ocon. Fue una máquina de sumar puntos y fue agresivo solo cuando debió serlo. Eso le permitió alcanzar sus cuatro campeonatos en la F1. Esteban, en sus 79 carreras en la Máxima, sumó puntos en 43 de ellas. Logró dos podios: el mencionado segundo puesto y su victoria.

“Veo en Esteban el potencial de Leclerc o Verstappen. Tiene que demostrarlo, pero le veo el mismo potencial. Cuando él era joven, compitió contra ellos y diría que no les ganó muy a menudo, pero fue competitivo al mismo nivel. Así que sí, para mí, tiene un gran potencial que queremos que lo saque a la luz en Alpine”, agregó Rossi.

“Es muy bueno sacando el máximo del coche, y eso se nota, mejorando constantemente. También es muy rápido: si le das cualquier coche, es rápido, y lo demuestra en cada clasificación. Eso lo convierte en un muy buen piloto”, afirmó el responsable de Alpine.

Hace unos años, con la ropa de Mercedes y en un momento relajado junto a Lewis Hamilton (@estebanocon)
Hace unos años, con la ropa de Mercedes y en un momento relajado junto a Lewis Hamilton (@estebanocon)

Los pies sobre la tierra

El glamour de la F1 no le hizo perder la cabeza a Esteban y confesó dónde conserva todos sus trofeos: “Están guardados de forma segura en el lugar de mis padres. Es una colección grande, lo cual es bueno”.

Las vacaciones de verano para el ambiente de la F1 arrancaron el lunes y Esteban volvió a su país donde suele descansar ya que “Francia es hermoso. Tenemos montañas, playas y podemos hacer surf”. Con seguridad se dará un permitido y probará su comida preferida que son las hamburguesas.

También aprovechará a pegarse a la almohada hasta cualquier hora pues aseveró que “tengo que dormir al menos 12 horas por noche, lo cual es enorme. El cincuenta por ciento de mi vida se fue durmiendo, pero fui así desde que era niño”.

Sostuvo que de no haber sido piloto se hubiera dedicado a otra disciplina porque ama el deporte. “Soy bueno en ciclismo de montaña, tenis y tenis de mesa. No soy muy bueno en el fútbol, pero marqué algunos goles en un partido en México hace un par de años. ¿El básquet? Soy una basura”, admite (mide 1,86m).

Acerca del mejor aprendizaje que tuvo indicó que “tuve la suerte de recibir muchos buenos consejos. Si tengo que nombrar uno, es ‘ponerme en el zapato del otro’, lo que significa tratar de entender por qué no estás de acuerdo con alguien. Todavía lo uso”.

Y su pudiera viajar en el tiempo reveló que “me encantaría volver a los años ‘60 y ‘70. Veo tantos documentales de carreras de esos días. Era peligroso, pero el ambiente era fantástico y todo el mundo estaba tan tranquilo y relajado”.

Sobre el karting, donde todo comenzó. Luce un casco similar al que usaba Michael Schumacher en sus últimos años en Ferrari (@estebanocon)
Sobre el karting, donde todo comenzó. Luce un casco similar al que usaba Michael Schumacher en sus últimos años en Ferrari (@estebanocon)

El dinero no lo es todo

A diferencia de algunos otros corredores, Esteban se valió solo de su talento para llegar a la F1, aunque reconoció al que tuvo un buena billetera y demostró sus condiciones: “Es una manera diferente de desembarcar en la F1. Por supuesto, los que tienen dinero lo tuvieron más fácil que yo para llegar aquí, pero no creo que se pueda decir que son malos pilotos porque el nivel de todos en F1 es realmente muy alto. Son profesionales y por ejemplo, Lance Stroll u otros pilotos son amigos míos. Son buenos chicos y muy rápidos”, dijo en diálogo con Mundo Deportivo.

“Cuando era pequeño pasamos momentos difíciles, y mi familia hizo muchos sacrificios para que yo pudiera correr. Luego tuve mucha suerte, llegó un gran apoyo y pudimos encontrar la financiación para pagar mi inicio de carrera y entrar en la Fórmula 3. Tuve mucha suerte, pero también tenía mucha presión”, recordó.

Y aseguró que “tuve una historia fantástica. Todo el mundo me decía que era imposible llegar a la F1 y les demostré a todos que estaban equivocados. Demostré que todo aquel que se lo proponga puede conseguirlo pese a que venga de una familia humilde. Por supuesto, con mucho sacrificio y sin lamentar nada de lo que hice. Con mucha presión desde que era muy pequeño. Ahora estoy feliz de estar aquí y vivir este sueño”.

Esteban Ocon es un campeón del futuro, pero sus éxitos ya llegaron. Es un baluarte de la joven camada de pilotos que representa tal vez el mayor capital que tiene la F1. Y en Francia se ilusionan con tener otro piloto que logre un título en la Máxima luego del gran Alain Prost.

SEGUIR LEYENDO


Últimas Noticias