Quién fue Ana Luisa Perea, la mujer que hizo historia en el béisbol de México

La mujer fue la compiladora de datos de la Liga Mexicana de Béisbol por más de dos décadas y a ella se le debe el gran acervo de estadísticas sobre el rey de los deportes

Ana Luisa Perea (derecha), la mujer que hizo historia en la LMB por compilar estadísticas (Foto: Cortesía/ LMB/ Archivo Histórico de Béisbol)
Ana Luisa Perea (derecha), la mujer que hizo historia en la LMB por compilar estadísticas (Foto: Cortesía/ LMB/ Archivo Histórico de Béisbol)

Desde hace años, las estadísticas y los deportes van de la mano para diversos fines, como las apuestas o los pronósticos. Hoy en día es común entrar a los sitios oficiales para consultar los datos, pero ¿cómo se hacía en el pasado, cuando no existía internet?

En el caso de la Liga Mexicana de Béisbol (LMB), el gran acervo de estadísticas que ostenta se debe a una persona: Ana Luisa Perea Talarico. La mujer realizó el trabajo de acomodar los datos por un poco más de dos décadas (1978-2003).

La mujer falleció el pasado 17 de septiembre, a los 80 años. Por ello, la organización mexicana recordó la gran labor que realizó Perea Talarico. Sin su ejemplar trabajo no existiría este acervo de datos.

Ana Luisa nació el 23 de noviembre de 1939 en el poblado de Carlos A. Carrillo, ubicado en el Ingenio San Cristóbal, Veracruz, en el este de México. Tuvo cuatro hijas (Leticia, Maricarmen, Lilia y Rosa) y fue la compiladora de la Liga Mexicana de Béisbol.

A diferencia del trabajo realizado en la actualidad, la señora Perea esperaba a que llegara el correo luego de los partidos. En los sobres venían las hojas de anotación de todas las plazas que conforman el circuito.

“Por la mañana, la primera tarea era rescatarlos, verificar que fueran legibles, entender quiénes habían jugado, calcular las veces al bat, cuadrar el boxscore, hacer la comparativa; es como la contabilidad”, contó César Galaviz Valenzuela, actual Gerente de registro y control de jugadores, en entrevista con la LMB.

El gerente entró a la Liga en 1994 y en 2003 suplió a la compiladora cuando se retiró. Perea Talarico le enseñó a leer el boxscore y cuadrarlo, algo que ella había aprendido de su esposo Antonio Silva Vidaurri.

José Luis Segovia, encargado de recursos materiales y servicios generales de la MLB, también trabajó con la mujer de las estadísticas. Explicó para la Liga que la veracruzana hacía toda su labor a mano, luego lo pasaba a máquina de escribir, y posteriormente lo imprimía para la prensa.

A Ana Luisa Perea se le debe el gran acervo de estadísticas (Foto: Cortesía/ LMB/ Archivo Histórico de Béisbol)
A Ana Luisa Perea se le debe el gran acervo de estadísticas (Foto: Cortesía/ LMB/ Archivo Histórico de Béisbol)

Este conteo de los números se complicó con el paso de los años, en especial por una lesión que le provocó la movilidad total en una de sus piernas. Esto lo contó Yola Esquivel, esposa del célebre cronista Óscar “Rápido” Esquivel y amiga de Perea Talarico.

“Era muy trabajadora. Después de una fractura que tuvo en una pierna, el Lic. Pedro Treto Cisneros (ex presidente de la LMB) pagaba el taxi para que fueran por ella a Coapa y la llevaran hasta la colonia Periodista. Ida y vuelta, porque la necesitaban tanto y no querían que perdiera su trabajo por cómo era de valiosa”, subrayó Yola a la Liga.

Además del ajetreo del día a día, toda su labor se notaba en mayor escala al final de temporada. Ella también era la encargada de brindar los datos para el “Quién es Quién”, libro editado por la LMB que anualmente cuenta con los números que dejó la campaña finalizada.

“Ella lo hacía cuando comenzó a trabajar en las estadísticas y su única herramienta era un lápiz y la máquina de escribir”, narró César Galaviz. “El trabajo era arduo y muy complicado. No entiendo, honestamente, sin la tecnología de hoy en día, lo complicado que era generarlo para brindárselos a los periodistas”, externó.

Ahora todo es diferente en la labor estadística, gracias al software Baseball Advanced Media (Foto: Enrique Gutiérrez/ Diablos Rojos)
Ahora todo es diferente en la labor estadística, gracias al software Baseball Advanced Media (Foto: Enrique Gutiérrez/ Diablos Rojos)

Galaviz Valenzuela recuerda a su maestra como “amable y dulce, pero también exigente”. Por ello, comentó sentirse obligado a hacer un trabajo meticuloso y sin errores, como el de la compiladora.

“Se volvió una experta en matemáticas, estadísticas y todo lo que rodea estos datos. Tenía una personalidad exclusiva, en un ámbito limitado. Entender el béisbol es difícil porque hay tantas reglas y detalles que lo hacen complicado, incluso para expertos. Ella era una súper experta en ese ambiente lleno de especialistas”, señaló su aprendiz.

Ahora todo es diferente en la labor estadística. El software Baseball Advanced Media, que ocupa la LMB, ajusta los números, acomoda a los líderes y señala quiénes son los de mejor porcentaje por equipo.

“La última vez que la vi fue hace como cuatro años. Empezó a perder la vista, imagínate qué dolor después de trabajar tanto con sus ojos. Después fallaron las piernas y se empezó a enfermar y solo nos hablábamos por teléfono”, concluyó con nostalgia su amiga Yola Esquivel.

MÁS SOBRE OTROS TEMAS

La Liga del Pacífico tendrá público en estadios de Sinaloa, a pesar del semáforo epidémico en naranja

México iguala segunda cifra más alta de nacionales que debutaron en las Grandes Ligas en una temporada

Para fútbol y béisbol: así será el nuevo estadio autosostenible de Venados y Leones de Yucatán

Del diamante a la parrilla: Henry Omaña, el beisbolista que vende tacos para sobrevivir a la pandemia de COVID-19