Alexander Ceferin, presidente de la UEFA, habló de todos y sobre todos. De cómo es su relación con el presidente de la Conmebol y el trato escaso que tiene con el argentino Claudio Tapia
Alexander Ceferin, presidente de la UEFA, habló de todos y sobre todos. De cómo es su relación con el presidente de la Conmebol y el trato escaso que tiene con el argentino Claudio Tapia

Nyon (SUIZA) – Lionel Messi es argentino, claro, pero a esta altura al menos un 50 por ciento del "10" es europeo. Lo dice el "dueño" de la Champions League, el hombre que desde Suiza dirige una maquinaria de fútbol que cada vez asombra más. El mismo que quiere, junto con la Conmebol, organizar el año que viene una gran final, la del "campeón de campeones" entre las selecciones que ganen la Eurocopa y la Copa América.

Todo un desafío a la FIFA, pero eso no le importa a Alexander Ceferin, el esloveno al frente de la UEFA que se acostumbró a vivir como el gran "outsider" del fútbol mundial. Mientras todos hacen política, dice, él y su organismo se dedican al fútbol. Mientras Gianni Infantino dirige "una especie de Naciones Unidas", él se ocupa de la Champions, a la que quiere reformar llevando las finales solo a las grandes ciudades.

"Tuvimos casi un millón de solicitudes de entradas para solo 62.000 asientos. Es una locura, todos quieren estar ahí", dijo Ceferin, de 51 años, durante una entrevista en su oficina de Nyon, Suiza, la sede de la UEFA. El combativo esloveno reveló además que está trabajando con Alejandro Domínguez, el presidente de la Conmebol, en una Copa de Campeones entre el ganador de la Copa América y la Eurocopa de 2020 y desafió a Infantino: "No necesitamos su autorización"

— Tras lo visto en los últimos Mundiales, ¿cree que en el futuro crecerá la brecha entre el fútbol sudamericano y el europeo?
— Sé que es un poco más fácil para nosotros porque generamos mucho dinero y porque todos los jugadores de Conmebol vienen muy pronto a Europa. Pero el hecho es que desarrollamos el fútbol muy bien en Europa. Invertimos en infraestructura, en las 55 asociaciones nacionales. Y es una inversión que genera retorno. En 2006, 2010, 2014 y 2018 equipos europeos ganaron la Copa del Mundo. Tuvimos seis equipos europeos de 8 en los cuartos de final de la Copa del Mundo el año pasado en Rusia, cuatro de cuatro en las semifinales y tuvimos siete de los ocho en la Copa del Mundo femenina de este año. Esto significa que hacemos las cosas bien, un buen trabajo. Y no desde que yo estoy aquí o porque esté aquí.

— Entonces, ¿la Champions no es "fútbol de Play Station", como dijo Alejandro Domínguez?
— Bromeé con Alejandro muchas veces sobre este tema de Play Station. Cuando asistió a la final de la Liga de Campeones en Madrid, le dije: "Bueno, bienvenido a la Play Station". Estábamos bromeando, no es personal. Pero la brecha puede ser cada vez más grande.

— Entonces, ¿prevé que en Qatar 2022 un equipo europeo vuelva a ganar?
— Creo que sí, creo que sí. Pero, nunca se sabe por supuesto. Sólo en Conmebol tienes dos o tres equipos que pueden llegar lejos. En las otras confederaciones no lo creo.

— ¿Qué tan europeo es Messi?
— Creo que es mitad europeo.

— ¿Eso cree? ¿Mitad y mitad?
— Sí, mitad y mitad. Es un gran jugador, un disfrute para los sentidos. Es un distinto, nació para jugar al fútbol. Y bien podría haber terminado haciendo otra cosa, porque nunca sabes a dónde te puede llevar la vida. Pudo no haber tenido éxito. Vino a Barcelona, creyeron en él, invirtieron en él, y ahora él lo devuelve todo. Ves a muchas personas que nacen para algo pero no tienen suerte en el momento adecuado.

— La UEFA y el fútbol europeo no serían lo que son, tan exitosos, si no tuvieran jugadores como Messi, Neymar o Luis Suárez en sus ligas. ¿Cómo valora lo que América del Sur le da a Europa?
— Por supuesto, absolutamente. Tenemos grandes jugadores de Sudamérica, y no olvidemos los grandes jugadores de África, ni los jugadores asiáticos que están llegando lentamente. Pero la mayoría es de Europa. Nuestro producto es un producto global. Puedes pensar lo que quieras, pero la Liga de Campeones se ve en todo el mundo. Cerca del 70 por ciento de la audiencia es de fuera de Europa.

— Alejandro Domínguez quiere volver a organizar la Copa Intercontinental, incluso un partido final entre la Copa América y los campeones de la Eurocopa. ¿Necesitan la aprobación de la FIFA para hacerlo?
— No necesitamos ninguna aprobación de la FIFA. ¿Por qué necesitaríamos eso para organizar una competencia?

— Para que sea parte del calendario oficial que maneja la FIFA…
— Tenemos espacio en el calendario. No mucho, pero tenemos algo… Hemos discutido este tema con Alejandro hace unos días y él está de acuerdo conmigo en que no necesitamos el permiso de nadie. Veremos qué pasa. Sería, sin dudas, un partido interesante. Pero es una decisión solo de las dos confederaciones. Hablaremos con Alejandro más sobre el tema. Lo veré en Francia y hablaré con él. Me alegra que Alejandro esté de acuerdo en que esta es una decisión de las dos confederaciones y que no se necesita aprobación de la FIFA. Es un buen comienzo… Las confederaciones no somos miembros de la FIFA, somos independientes. Trabajamos juntos con otras confederaciones y trabajamos junto con la FIFA. Pero como socios, no como subordinados. La UEFA nunca lo será.

— ¿Cómo trabaja con Claudio Tapia, el presidente de la AFA y miembro del Consejo de la FIFA? ¿Hay alguna relación con él?
— Lo he visto sólo un par de veces. La primera vez para el congreso en Buenos Aires y ahora algunas veces en París, pero solo nos saludamos, nos decimos hola. No hablo español y él no habla otros idiomas, hasta donde yo sé, tal vez lo haga. Así que para mí es difícil tener una opinión concreta sobre él. No sé nada de él. Y también es cierto que él acaba de llegar al Consejo de la FIFA.

— En Bakú hay homo sapiens, dijo recientemente. ¿A qué se refería?
— Solo quería decir que las personas que aman el fútbol viven también en Azerbaiyán, y no tienen la oportunidad de ver todos los días a las superestrellas que admiran. Y somos el órgano rector del fútbol europeo y tenemos que desarrollarlo en todas partes, no solo en los grandes países. Y el otro punto es: quien tenga al menos una pequeña idea de lo que estamos haciendo, sabrá que decidimos dónde jugar un año o un año y medio antes, no esperamos las últimas dos semanas para decidir la sede de las finales cuando vemos que hay, por ejemplo, dos equipos ingleses… Tuvimos un equipo de Rusia, Zenith San Petersburgo, en las finales, tuvimos un equipo ucraniano, Shakhtar Donetsk, jugando una final. Podríamos haber tenido un equipo turco en la final y así sucesivamente.

— ¿Pero quién estaba pidiendo cambiar el lugar, o al menos protestando? ¿La federación o los clubes?
— La federación inglesa fue muy correcta. Ellos entendieron absolutamente. Los clubes … principalmente uno de los clubes se quejó. Arsenal se quejó. Probablemente debido a los fans.

— ¿Se quejaron y ofrecieron una opción diferente? ¿O qué hicieron?
— No, en absoluto. Sólo se quejaron. No hay alternativa, incluso si ofrecieran algo. Siempre hay una parte de Europa que está lejos para alguien, y queremos desarrollar el fútbol en todas partes. Dado que la Liga de Campeones es un gran producto, debes ir a las grandes ciudades como Madrid, como Londres, París. Ciudades con suficientes hoteles, grandes aeropuertos, grandes estadios. Y luego vas con la Europa League también a otras partes de Europa para desarrollar el fútbol, porque para los niños y para todos los fanáticos es muy importante ver partidos en vivo. Y no sé si esto se vio en los medios de comunicación, nunca lo mencioné, tal vez se vio en la televisión, pero los hinchas en Azerbaiyán pusieron una pancarta que decía "también somos fútbol, gracias UEFA". Porque algunas personas no entienden que el fútbol está en todas partes.

— Y el hecho de que hubiera solo equipos ingleses en las dos finales europeas. ¿Es bueno, es malo…?
— (piensa) No está mal. Está bien, es una coincidencia, diría, no creo que esto vuelva a suceder el próximo año. Esta vez tuvimos dos finales agradables, dos partidos interesantes, grandes eventos. Muchas veces dije que no me importa quién llegue a la final, para mí es importante que tengamos grandes eventos y que no haya problemas.

— Y hubo, sobre todo, dos grandes semifinales.
— Increíble, recibí SMS de todo el mundo diciendo que Hitchcock no era nada comparado con la UEFA. El partido más loco, el más emocionante fue el Ajax – Tottenham. ¡Pierdes en casa 1-0 y estás 2-0 abajo en la vuelta y así y todo clasificas!

— Y sobre Barcelona, ¿puede, semanas después, creer lo que sucedió en ese córner para el cuarto gol?
— Es un error increíble.

— Usted juega al fútbol, entiende de lo que habla. ¿Alguna vez le sucedió, como jugador amateur, algo así?
— No, no, no… Pero he visto a los jugadores del Barcelona en ese partido y no eran ellos mismos, estaban un poco raros, sin energía, sin… Todo el partido, un poco extraño. Pero estas cosas pasan, también por eso el fútbol es interesante.

— Su idea sobre limitar el número de estadios capaces de albergar una final de la Liga de Campeones. ¿Es esta una idea real, un plan?
— Mira: la final de la Liga de Campeones se convirtió en un gran evento ahora. Tuvimos casi un millón de solicitudes de entradas para solo 62.000 asientos. Es una locura, todos quieren estar ahí. Tienes que ir a las ciudades que tienen suficientes hoteles y el premio no es de 5.000 euros por habitación, porque todavía tienes la oportunidad de elegir otro hotel. Los precios seguirán subiendo, pero cuando estás en una ciudad pequeña, entonces tienes un problema, y los principales eventos tienen que ser en las grandes ciudades donde puedes organizarlos. Por ejemplo: Cardiff tiene un estadio muy lindo, pero la infraestructura hotelera, la gente se alojaba en Londres y venía en tren. Entonces había gente que terminaba acampando y pagando cientos de libras por un espacio en los jardines de la gente.

— ¿Cómo se cambia esto?
— Lo pensaremos. El año que viene tenemos la final en Estambul y el estadio es lo suficientemente grande, algo así como 70.000 espectadores. Y la ciudad es grande, y puedes llegar a Estambul desde cualquier parte del mundo con un vuelo directo. Esto es muy importante.

— ¿Cómo se siente, como presidente de la UEFA, cuando recibe la noticia de que un ex presidente de la UEFA es arrestado?
— Me sorprendió, en primer lugar. Todavía confío en que nada haya estado mal. No sé la situación, no estaba en el fútbol entonces. Como abogado, no me gusta cuando lo arrestan y está en los medios de comunicación de inmediato. Esto significa que alguien quería que esto saliera en los medios, porque también se lo puede mantener en forma confidencial si se lo desea. No quiero entrar en el caso concreto, como abogado nunca lo hago.

— ¿Todavía tiene contacto con Platini?
— Sí, vive aquí, a pocos kilómetros de aquí. De vez en cuando cenamos.

— Tendrá una experiencia que compartir con usted como ex presidente de la UEFA, imagino.
— Sí, pero sobre todo es una relación amistosa.

— ¡No era un mal jugador…!
— ¡Era un jugador muy grande! Y una buena persona con buen sentido del humor. Siempre trato de respetar a las personas que ya no están en posiciones altas. Porque son pocas las personas que se relacionan con esas personas cuando ya no están en esas posiciones de poder. Y sé que me va a pasar lo mismo.

— Todo lo relacionado con Qatar 2022 parece complicar a la gente.
— A ver, a ver. No vi ninguna prueba concreta de que algo estaba mal. El problema es que cuando la policía y los fiscales investigan cosas, no tenemos información. Ellos tienen mucha más información. Pero con respecto a Qatar, estaba pensando el otro día … ¿Y si Qatar ganaba la Copa América? ¿Seguiría siendo la Copa América?

— Probablemente sería un asunto incluso más grande que jugar la final de la Copa Libertadores en Europa, como ocurrió el año pasado.
— Imagine que llegan a la final y ganan. ¡Imagíneselo!

— ¿Cómo se sintió en el Congreso de la FIFA donde se reeligió a Infantino? La elección por aclamación, la alabanza continua y la autoalabanza…
— Vine directamente de Madrid. Estuve allí solo 24 horas y luego tuve que irme justo después del Congreso para la final de la Liga de las Nacional a Oporto. Vi un congreso breve. Pero, bueno, es decisión de los delegados decidir cómo va un congreso, no tengo mucho que comentar.

— Cuando comenzó como presidente de la UEFA, dijo que este era solo un momento en su vida, no su vida, y que tendría un final. Ahora que ha sido reelegido, que Infantino ha sido reelegido … ¿Prevé una presidencia de la UEFA más allá de 2023? ¿O incluso la presidencia de la FIFA?
— No, FIFA no. En la UEFA, no lo sé. Tenemos límites de mandatos de todos modos. Pero nunca se sabe, porque si hace cinco años me decían que yo sería el presidente de la UEFA, me hubiese reído. Nunca sabes lo que trae la vida. Tengo ahora hasta 2023 y tengo que decidir qué hacer. Ahora mismo disfruto, esta es una organización de fútbol, no una organización política.

— ¿Y qué es la FIFA?
— La FIFA es una organización de fútbol, pero mucho más cercana a la política que la UEFA. Porque tienes cada cuatro años una gran competencia, y por el resto del tiempo hacen política. Y tienes todo el mundo a a tu disposición, así que… Tenemos una competencia diaria, que es mucho más interesante para mí. Nosotros funcionamos más como una empresa, ellos funcionan más como unas Naciones Unidas. Aquí se trata de fútbol día tras día, día tras día.

— ¿Recibió alguna explicación del presidente Emmanuel Macron tras las críticas que le dedicó a la UEFA en París?
— No, nada…

— No estaba nada feliz ese día.
— ¡Por supuesto que no estaba feliz! Porque cuando la política intenta interferir en el fútbol no puedes estar feliz. Es muy claro, incluso si sus asesores probablemente cometieron un error, los que lo influenciaron, obviamente, son los que hablan de solidaridad y no hacen nada por la solidaridad. Para mí la historia está terminada. No permitiré que ningún político, de países grandes o pequeños, interfiera en el fútbol. Para mí es poco educado, poco hospitalario, ser la anfitriona de un Mundial de fútbol femenino y hablar de algo completamente diferente, algo en lo que no debes meterte porque no conoces los detalles y, principalmente, porque no es tu jurisdicción.

— Arreglo de partidos, manipulación. Usted describió esto como un cáncer. ¿El sistema de detección temprana que permitió descubrirlo en España funciona para todos los países?
— Lo tenemos, y lo compartimos con cada federación. Sí, controlamos todo el fútbol europeo, pero el problema es que podemos detectar que hay tres millones de euros en juego en un partido de tercera división en Eslovenia y podemos informar, pero lo siguiente es cómo probarlo. Muy difícil, necesitaríamos una mejor cooperación con la policía local, los fiscales, porque ellos pueden interceptar llamadas telefónicas, ellos pueden detener a las personas. Nosotros no.

— Entonces, el arreglo de partidos existe y la UEFA no puede luchar sola contra él.
— Sí, podemos luchar y lo hacemos. Y muchos gobiernos lo hacen también, pero deberíamos ser más estrictos. Mira, hay muchos retos. Pensemos en la sede de alguna compañía en Asia … ¿Cómo encarar eso? Es un tema importante que deberíamos discutir dentro de la FIFA, tal vez más que algunos otros temas políticos que ahora están en la mesa.

Liverpool-Tottenham, la definición de la Champions: “Fue una final entretenida”, dijo (Foto: REUTERS/Carl Recine)
Liverpool-Tottenham, la definición de la Champions: “Fue una final entretenida”, dijo (Foto: REUTERS/Carl Recine)

— Recientemente dijo que no ve la posibilidad de que haya manipulación de partidos en la Liga de Campeones, ¿está seguro de eso?
— No, nunca estás seguro de eso, pero no creo que haya una posibilidad. Nunca aposté en mi vida, así que tal vez no sé exactamente cómo funciona, pero es lo mismo si apuestas en un juego de tercera división que en la Liga de Campeones. Por supuesto que depende de cuánto pagas. Y, por supuesto, es más fácil influir en los partidos si a los jugadores se les paga 300 euros al mes que a un partido donde se les paga a los jugadores 30 millones.

— Pero la Liga de Campeones es grande. Tiene etapas más tempranas, equipos más pequeños en países más pequeños… Podría haber una mejor posibilidad de manipulación en estos casos que en el Real Madrid o el Liverpool, ¿no lo cree?
— No lo creo, porque si calificas para la fase de grupos de los Campeones, obtienes inmediatamente 15 millones de euros. Y también se les paga a los jugadores. Entonces, lo dudo, pero nunca se sabe.

— ¿Estás trabajando de manera cercana con Javier Tebas, el jefe de la Liga española? ¿España es un gran foco en toda esta historia?
— Creo que (Tebas) está más en los medios de comunicación que ninguna otra persona en el fútbol. Está luchando principalmente con otras partes interesadas. Por lo tanto, no hay suficiente tiempo para hablar (con él). Pero discutimos con él hace uno o dos años sobre la seguridad y el arreglo de partidos, aunque trabajamos con federaciones principalmente, no con las Ligas.

— Tebas es una especie de fenómeno, la Premier League lo quiere, la Serie A, China … ¿Qué piensa de él?
— Él es muy vehemente. Muy vehemente.

— Muy vehemente. Eso no es necesariamente bueno …
— Por supuesto que no es necesariamente bueno. Por lo demás, no lo conozco tan bien, así que no puedo comentar mucho.

— ¿Lo vio más de una vez?
— Sí, lo he visto un par de veces …

— Parece que no es su mayor fan.
— No, realmente no tengo problemas con él, excepto que creo que tienes más éxito si eres menos vehemente y menos agresivo y en algún momento hablas con la gente. Pero ese es su problema, no el mío. Pero sigo pensando que podría hablar con él y estar de acuerdo en ciertas cosas. Veremos…

— Tebas quiere que los partidos de la Liga española se jueguen en los Estados Unidos. No está contento con eso, ¿verdad?
— No, no dije nada, es la federación española la que se opone al partido Barcelona-Girona, por lo que la UEFA no expresó su opinión. Pero siempre apoyaré a la Federación Española en estos casos. La Liga debería comenzar a mejorar sus relaciones con la federación española. La cuestión es que si juegas un partido en otra confederación necesitas la aprobación de ambas federaciones y confederaciones. Y tienes que notificar a la FIFA. No diría que es un asunto político, deberíamos discutirlo. Miren: cuando Conmebol tuvo un problema para organizar la final de Libertadores, acordamos de inmediato, porque no le tenemos miedo a nadie.

— ¿Alejandro Domínguez le pidió ayuda?
— Sí, me llamó y me envió una carta.

— ¿Cómo funcionó esto exactamente? ¿No podían jugar en Argentina, ofreció Madrid usted o la ofreció Florentino Pérez?
— No, yo no ofrecí nada. Vinieron ya con la idea de Madrid. Alejandro me llamó, luego me envió una carta y acepté, porque mi opinión es que tenemos que ayudarnos mutuamente si uno tiene un problema en su confederación. Ser anfitriones de la Libertadores no influye en nuestra Liga de Campeones para nada.

— ¿Cuál es su relación con Florentino Pérez?
— Correcta, correcta. Él es un gran nombre del fútbol. Sin duda. Muy correcto conmigo, siempre. Está enamorado del Real Madrid.

— La superliga europea que impulsa Florentino y los cambios que usted quiere hacer en la Champions, ¿qué tan similares son estos proyectos?
— Antes que nada, no sé nada de ninguna Súper Liga. Estamos discutiendo sobre la competencia después de 2024. ¡Discutiendo! Antes de que yo llegara no se debatía nada. Solo se tomaban decisiones y a nadie le importaba. Ahora comenzamos las discusiones y luego te preguntas si fue bueno abrir el debate o no, porque todos comienzan a gritar. Tebas es el primero en hacerlo. Ahora se calmaron un poco, pero en Europa, el populismo está en el nivel más alto, también en el fútbol. Uno grita, el otro llama a los políticos para pedir ayuda, el tercero de otro país es dueño de algunos medios y coloca artículos sobre el asunto. Entonces, vuelvo a Eslovenia y la gente me dice que estoy haciendo la Súper Liga. Y yo les digo que de dónde sacaron eso. "No sé, los medios!", dicen. ¡Populismo! Y las ligas más ricas del mundo gritan: "¡Quieres matar a los pobres del fútbol!". Por favor, ¿quién eres tú? Si eres tú el que quiere matar a los pobres… No habrá ninguna Súper Liga mientras yo esté al frente de la UEFA. Y punto final.

— Entonces, ¿qué quiere cambiar en la Liga de Campeones? Porque hay cosas que quiere cambiar…
— Estamos en un proceso de consulta ahora. Nos gustaría proteger a equipos como Ajax este año, o Mónaco y Leicester City antes. Ajax jugó las semifinales este año y ahora tendrán que vender a todos los jugadores porque no saben si se clasificarán para la Champions el próximo año. No creo que debamos proteger demasiados clubes, porque entonces sería algo demasiado cerrado, pero creo que tenemos que proteger a algunos clubes.

— ¿Cómo lo haría? ¿Teniendo en cuenta su historia?
— No, una idea es que algunos clubes que logran llegar a cierta etapa de la competencia también compiten el próximo año. Los clubes como el Ajax que tuvieron una temporada fantástica y ahora tienen que clasificarse para la Liga de Campeones. Ellos no saben qué hacer. Si vender a su equipo o no … Tenemos una reunión el 11 de septiembre para debatirlo con las Ligas y la ECA.

— Teniendo en cuenta lo que dijo anteriormente, será una reunión interesante…
— ¡Muy!

— Infantino mencionó en una reunión reciente en Colombia una oferta de 20 mil millones de dólares para la FIFA de un fondo de inversión. ¿Sabe de qué se trata, quién ofrece ese dinero y para qué?
— No, nadie lo sabe. Y no sé si todavía está sobre la mesa.

— Nunca volvió a mencionarlo entonces…
— ¡No, claro que sí! Lo mencionó muchas veces, sin explicación.

— ¿Qué es exactamente lo que menciona Infantino?
— Que tenía un inversor que quiere comprar la competencia y no puede decir nada porque firmó un acuerdo de confidencialidad…

— ¿Qué compraría ese inversor?
— La Copa Mundial de Clubes y la Liga Mundial de Naciones, que no existe. No escuchamos ningún detalle más.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: